Yakarta (VNA)- Los esfuerzos de Indonesia por recuperar sus turberas destruidas por los incendios forestales pueden servir de ejemplo para otros países que enfrentan problemas similares, señaló el director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Erik Solheim.
Escenario de un incendio en una turbera en Pekanbaru, Riau, el 1 de ferebro, 2018. (Fuente: AFP)

Al elogiar a Indonesia por su éxito en la administración de estos terrenos, Solheim informó que la comunidad internacional presta especial atención a la forma en que este país sudesteasiático gestiona sus más de 15 millones de hectáreas de turberas, una de las áreas más grandes del mundo.

Los incendios forestales en Sumatra y Kalimantan en 2015 dieron lugar a una neblina transfronteriza que cubrió la región y a niveles récord de contaminación atmosférica en Indonesia, Malasia y Singapur durante meses ese año.

Desde entonces, Indonesia ha logrado limitar la cantidad de tierra quemada e impide que se repita la crisis de 2015.

El presidente indonesio, Joko Widodo, también considera una prioridad nacional la atención de los incendios forestales ilegales y la gestión de las turberas.

Fundó la Agencia de Restauración de Turberas en 2016, dirigida por el exdirector de conservación del Fondo Mundial para la Naturaleza en Indonesia Nazir Foead, con el objetivo de restaurar las turberas dañadas.

Las turberas son ricas en carbono y altamente inflamables durante la estación seca y liberan altos niveles de dióxido de carbono en la atmósfera cuando se queman.-VNA