Kuala Lumpur, (VNA) - Aunque los alimentos vietnamitas son muy diversos y de buena calidad, su ingreso al mercado malasio aún enfrenta muchas dificultades debido a la insuficiente atención a la normativa alimentaria para la comunidad islámica (Halal), indicó el presidente de la Cámara de Comercio Malasia-Vietnam, Datuk Howard Choo.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)


En su intervención en la conferencia de cooperación entre Vietnam y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), celebrada la víspera aquí, Choo subrayó que Malasia es un país musulmán, por lo que la mayoría de los productos alimenticios importados en esta nación deben ser certificado con Halal por las autoridades locales.

Los alimentos Halah son aquellos que no contienen o no han estado en contacto directo con ningún ingrediente o sustancia considerada desde el punto de vista religioso como no permitido o impuro.

En cuanto a los mariscos, precisó Choo, un equipo de investigación de certificación de Halal descubrió que los agricultores vietnamitas crían animales acuáticos con alimentos no certificados con Halal, razón por la que Malasia no compra esos productos.

Aunque el anacardo vietnamita es uno de los de mayor calidad de su tipo en el mundo, señaló, no se puede encontrar en los supermercados en Malasia, sino los importados de Estados Unidos o la Unión Europea.

La Conferencia de cooperación Vietnam-ASEAN fue organizada por el Instituto de estudio de las pequeñas y medianas empresas de Vietnam, en coordinación con la Oficina comercial de Hanoi en Malasia y la Cámara de Comercio Malasia-Vietnam. – VNA