El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, interviene en el evento. (Fuente: VNA)


Hanoi (VNA) - El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, instó hoy a adquirir experiencias de Japón y Corea del Sur para impulsar el desarrollo de la industria auxiliar nacional, en aras de convertir al país en fábrica de la región e incluso del mundo.

Al intervenir en una conferencia sobre medidas destinadas a promover la industria auxiliar, el jefe de Gobierno atribuyó las insuficiencias de esos sectores a la ausencia de un marco legal efectivo para mejorar la capacidad de las empresas privadas y crear un entorno favorable para la competencia.

También admitió que los recursos humanos calificados todavía no satisfacen la demanda, mientras que la conexión entre las compañías nacionales y el sector de inversión extranjera directa resulta aún modesta.

Para resolver esos problemas, exhortó a promover el papel de las firmas locomotoras en la industria auxiliar e incrementar las inversiones en las actividades de investigación y desarrollo.

Fijó como meta que para 2020 esas ramas satisfagan el 45 por ciento de la demanda básica de la producción doméstica y representen el 11 por ciento del valor del sector industrial.

Además, alrededor de mil empresas deberán ser capaces de cubrir las exigencias de las plantas de ensamblaje y grupos transnacionales, indicó.

Durante la conferencia, el Premier también subrayó la importancia del desarrollo del sector privado y la elevación de la eficiencia de la formación de los recursos humanos.

En la actualidad, Vietnam cuenta con más de tres mil empresas que operan en la industria auxiliar. De los mil 800 fabricantes de componentes solo hay 300 firmas nacionales integradas a las cadenas de suministro globales, según datos oficiales.

De acuerdo con el ministro de Industria y Comercio, Tran Tuan Anh, el limitado progreso de la industrias de apoyo y la gran dependencia de las fuentes extranjeras de materias primas son principales causas del modesto valor agregado de esa rama.

En concreto, precisó, la manufactura y el procesamiento representan el 90 por ciento de los ingresos brutos de la economía, pero solo contribuyen con casi 15 por ciento al Producto Interno Bruto, frente al promedio de 20 por ciento de la región sudesteasiática, el 26 por ciento de Tailandia y el 36 por ciento de China. – VNA