Ha Tinh, Vietnam  (VNA) El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, realizó hoy su segunda inspección a la acería del grupo taiwanés Formosa en esta provincia central, para examinar el cumplimiento de sus compromisos sobre la solución de las secuelas del incidente ambiental ocurrido en 2016.

El premier Xuan Phuc dialoga con trabajadores de Formosa Ha Tinh (Fuente: VNA)

El jefe del gobierno inspección el sistema de tratamiento de agua residual, las cadenas de fundición de hierro y fabricación de acero, así como el puerto marítimo de Formosa.

Con posterioridad, el Premier sostuvo una reunión con gerentes de Formosa y autoridades locales, durante la cual apreció la solución por parte del grupo taiwanés de casi todos los problemas detectados, bajo una supervisión transparente.

Además, reconoció la cooperación eficiente entre la empresa y el gobierno de Ha Tinh en la realización de las actividades del bienestar social.

Vietnam crea las condiciones favorables para los inversores nacionales y extranjeros, ratificó, y aseguró que el gobierno protege los intereses y derechos legítimos de las compañías, basándose en las regulaciones legales y el cumplimiento por parte de las empresas de sus responsabilidades con la administración y el pueblo del país.

Por otro lado, el Premier resaltó la construcción por Formosa de obras de infraestructura de gran escala en Vietnam, por valor total de 11 mil millones de dólares, cifra que la convirtió en el mayor proyecto de inversión extranjera directa captado por la nación.

La firma creó empleos para más de 12 trabajadores y contribuyó de manera importante al presupuesto local, así como a la reducción del déficit comercial internacional de Vietnam, afirmó Xuan Phuc, y añadió que las actividades del grupo taiwanés constituyeron un impulso para el crecimiento en la región septentrional del Centro.

Tras reiterar la gravedad del incidente ambiental ocurrido hace dos años que provocó la muerte masiva de animales acuáticos en la costa central, el dirigente instó a Formosa a no repetir las violaciones, y aseguró que todos los actos similares recibirán sanciones estrictas.

Al mismo tiempo, aplaudió los esfuerzos de las autoridades locales y los científicos para respaldar, supervisar y valorar el cumplimiento por parte de Formosa de sus compromisos.

Durante la reunión, el Premier también exigió a la entidad a continuar renovando la tecnología para elevar la calidad de los productos y minimizar los efectos en el medio ambiente.

El gobierno seguirá trabajando, recalcó, para mantener la estabilidad de la macroeconomía y del tipo de cambio, intensificar la lucha contra el fraude comercial y el contrabando, especialmente la importación de primas materias baratas en medio de la tensión comercial global, para proteger los intereses legítimos de los inversores.

Además, pidió a las autoridades competentes a continuar apoyando y supervisando el cumplimiento de los compromisos de Formosa.

En abril y mayo de 2016, la ignorancia de la acería taiwanesa en el vertimiento de residuos causó un incidente ambiental sin precedentes en la costa central de Vietnam, que provocó la muerte masiva de animales acuáticos en las provincias de Ha Tinh, Quang Binh, Quang Tri y Thua Thien-Hue.

Formosa tuvo que asumir su responsabilidad, e hizo compromiso de cinco puntos: pedir públicamente disculpas al gobierno y pueblo vietnamitas por los incidentes, y destinar una compensación total de 11.500 mil millones de dong (moneda nacional de Vietnam), equivalentes a 500 millones de dólares para apoyar a pobladores afectados y recuperar el entorno marítimo en las mencionadas provincias.

La acerería también se comprometió a solucionar radicalmente los defectos y limitaciones de su sistema de tratamiento de residuos y desechos líquidos, perfeccionar la tecnología de producción y garantizar que los desperdicios cumplan los criterios establecidos por los órganos de administración estatal de Vietnam antes de ser vertidos al medio ambiente, así como evitar similares incidentes.

Además, Formosa Ha Tinh debe coordinar con los ministerios y sectores de este país, y las provincias afectadas para elaborar medidas sincrónicas destinadas a sanear el entorno marítimo en el centro, prevenir sucesos similares y generar la confianza en el pueblo vietnamita y amigos internacionales.

Durante su estancia en Ha Tinh, el primer ministro también visitó el Conjunto de vestigios dedicado al exsecretario general del Partido Comunista Ha Huy Tap (1906-1941), en ocasión del Día Nacional de Inválidos de Guerra y Mártires de Vietnam (27 de julio).

Aquí el jefe del gabinete colocó una ofrenda floral e inciensos ante la tumba del exdirigente vietnamita, y manifestó su gratitud por la contribución de Ha Huy Tap a la causa revolucionaria del pueblo.

Este personaje nació el 24 de abril de 1906 en el distrito de Cam Xuyen en Ha Tinh. Dedicó toda su vida a la divulgación de la ideología revolucionaria al pueblo, especialmente mediante la educación en las escuelas, y a la lucha contra el colonialismo francés.

Fue despedido de esas instituciones de enseñanza, arrestado y expulsado por el enemigo. En marzo de 1941, fue condenado por el colonialismo a muerte por su “responsabilidad espiritual en el Levantamiento del Sur en 1940”. Durante su juicio, declaró que “No me arrepiento por nada. Lucharé siempre que viva.”

Cinco meses después, se lo fusilaron junto con diversos revolucionarios en Saigón (actual Ciudad Ho Chi Minh).

De julio de 1936 a marzo de 1938, Ha Huy Tap desempeñó el cargo de secretario general del Partido Comunista de Indochina, predecesor del Partido Comunista de Vietnam. Es conocido como el tercer máximo dirigente de la segunda organización política.

Hoy día el Consejo de vestigios del exdirigente se convirtió en un destino turístico y un lugar para enriquecer la consciencia revolucionaria para las generaciones jóvenes. – VNA