Phnom Penh (VNA)- La primera visita a Camboya en cargo del jefe de Estado del secretario general del Partido Comunista y presidente de Vietnam, Nguyen Phu Trong, contribuye a fomentar la confianza política y llevar a los nexos bilaterales a una nueva altura, valora el diario Kampuchea Thmey.
 
El secretario general del Partido Comunista y presidente de Vietnam, Nguyen Phu Trong, se reúne con el rey camboyano, Norodom Sihamoni. (Fuente: VNA)

Según el periódico, los nexos entre Vietnam y Camboya, construidas bajo la insignia “buena vecindad, amistad tradicional, cooperación integral, sostenible y duradera”, alcanzaron resultados positivos, con el desarrollo de las relaciones política, diplomática, económica, de defensa y seguridad.

Ambas partes intensificaron el intercambio de información para garantizar la estabilidad en la frontera terrestre y marítima, coordinaron la lucha contra las actividades de sabotaje de partidos opositores, así como la búsqueda y repatriación de restos de excombatientes y expertos vietnamitas caídos en Camboya.

En cuanto a la cooperación económica, Vietnam es uno de los mayores socios comerciales de Camboya. En 2018, el trasiego mercantil bilateral alcanzó cuatro mil 680 millones de dólares, un aumento interanual de 23,67 por ciento.

Hanoi también figura entre los cinco mayores inversores de Phnom Penh, con 206 proyectos por un valor promedio de más de 20 millones de dólares, los cuales contribuyeron al desarrollo socioeconómico del país vecino.

Las dos partes también coordinaron de manera estrecha en foros internacionales y regionales, sobre todo los mecanismos de cooperación de las Naciones Unidas y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).    

Ratificaron la importancia de mantener la paz, estabilidad y seguridad en el Mar del Este, resolver las disputas por medios pacíficos, abstenerse, no utilizar o amenazar con la utilización de la fuerza, en consonancia con las leyes universales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982, cumplir cabalmente la Declaración de las Partes Concernientes sobre la Conducta en esas aguas, y alcanzar un código vinculante al respecto.

Según Kampuchea Thmey, pese a los cambios de la situación regional y mundial, las relaciones entre ambas naciones continuarán desarrollándose y contribuirán a la promoción de paz y estabilidad en la región del Sudeste Asiático. – VNA