Hanoi (VNA)– El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, destacó hoy la protección de la infancia como un deber estratégico y clave para el desarrollo sostenible del país, en momentos en que las crecientes amenazas contra los pequeños provocan preocupaciones en la sociedad.  
Escenario del evento (Fuente: VNA)

Al presidir una reunión nacional al respecto, Xuan Phuc declaró que la violencia y otras formas de actos dañinos a los infantes son “jurídica y moralmente inaceptables”, y en ese sentido, instó a crear un entorno seguro y favorable para el desarrollo de ese grupo etario.  

Tras subrayar la necesidad de movilizar la integración de todo el sistema político en las actividades de protección infantil, el Premier recalcó que las autoridades, especialistas y organizaciones sociales deben perfeccionar su conciencia referida a la importancia de esas labores, así como a las leyes vinculadas.  

También pidió intensificar la enseñanza en las escuelas sobre los valores morales y familiares, además de las habilidades para prevenir y luchar contra los accidentes y lesiones, la violencia doméstica y escolar.

De acuerdo con el jefe del gobierno, cada persona debe cumplir la responsabilidad de denunciar las acciones contra los pequeños y adquirir conocimientos legales acerca del cuidado, la protección y la asistencia a los menores.  

Todas las administraciones locales deben designar a funcionarios encargados de esas tareas, indicó Xuan Phuc, a la vez que encomendó a las autoridades competentes el perfeccionamiento del marco jurídico para facilitar el procedimiento legal de los casos contra los niños.  

Además, propuso que la Asamblea Nacional y los diputados intensifiquen la supervisión de la implementación de las leyes infantiles, y llamó al Frente de la Patria y a la comunidad a ofrecer información oportuna sobre los asuntos candentes, especialmente casos de violencia, abuso sexual y accidentes.

Particularmente, instó a elaborar un proyecto sobre la movilización de los recursos sociales para los niños de etnias minoritarias y de comunidades remotas.

De acuerdo con el Ministerio de Trabajo, Inválidos de Guerra y Asuntos Sociales, cada año se detectan en el país dos mil niños víctimas de la violencia y abuso sexual.

La fuente añadió que en los primeros cinco meses de 2018, se registraron 682 violaciones sexuales. Notablemente, un 21,3 por ciento de las víctimas fueron dañadas por miembros de sus familias; un 59,9 por ciento por conocidos o vecinos; y el resto, por personas desconocidas. – VNA