Hanoi, 1 abr (VNA)- El gobierno vietnamita toma todas medidas para proteger los derechos e intereses legítimos de su ciudadana Doan Thi Huong, sospechosa en el asesinato del norcoreano Kim Chol, ocurrido en 2017 en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur.
Policías custodian a Doan Thi Huong tras el anuncio de su sentencia en Kuala Lumpur. (Fuente: VNA)


Tal expresión fue afirmada hoy en Hanoi por la portavoz de la cancillería vietnamita, Le Thi Thu Hang, al responder preguntas de periodistas sobre la reacción de Vietnam tras el anuncio de la sentencia contra Thi Huong, de la Alta Corte Shah Alam del estado malayo de Selangor.

“Desde el inicio del incidente, el gobierno, el Ministerio de Relaciones Exteriores, de Vietnam, al igual que las agencias pertinentes, y la Federación de Abogados, han tomado todas las medidas para proteger los derechos e intereses legítimos de la ciudadana Doan Thi Huong, para garantizar un juicio justo e imparcial, así como su pronto liberación”, dijo la vocera.

El anuncio de la diplomática vietnamita se hizo pocas horas después que la corte de Malasia dictó una condena de tres años y cuatro meses de prisión para Doan Thi Huong, tras un cambio en el cargo que se le imputaba inicialmente, de “asesinato premeditado”,  por el de " lesiones voluntarias con un medio peligroso".
 
Uno de los abogados de la acusada dijo que será liberada en mayo próximo.

Con anterioridad, otra implicada en el caso, la indonesia Siti Aisyah, fue liberada el día 11 de marzo pasado. Sin embargo, no se dio a conocer la razón por la cual los procuradores retiraron los cargos contra la misma.

Doan Thi Huong, de 30 años, y Siti Aisyah, de 26 años de edad, fueron acusadas de envenenar a Kim Chol con el agente nervioso VX, una sustancia extremadamente tóxica empleada como arma química.

Las dos mujeres sostienen su inocencia, y aseguran que pensaban que participaban en una broma para un programa de televisión cuando frotaron el rostro de la víctima con una sustancia que ellas creían inofensiva, y que en realidad se trataba del agente nervioso VX, considerado por Naciones Unidas como arma de destrucción masiva.

En un juicio efectuado en agosto de 2018, la Alta Corte de Malasia presentó evidencias para inculpar a las dos sospechosas, así como a otros cuatro supuestos implicados, de nacionalidad norcoreana, quienes aún se encuentran desaparecidos, como presuntos participantes en el complot para asesinar a Kim Chol.- VNA