Bangkok (VNA)- Las autoridades tailandesas orientaron el sembrado de nubes con vista a provocar lluvia artificial en las provincias de Phitsanulok, Phichit y Phetchabun, con el propósito de aliviar la grave sequía que afecta a muchas localidades del país.
Sequía en Tailandia (Fuente: Coconuts)

Para crear las precipitaciones se bombardean las nubes mediante un avión, con una mezcla de cloruro y óxido de calcio, sustancias capaces de absorber el vapor de agua de la atmósfera,  estimulando así el proceso de condensación.

También se emplea sal común para aumentar los núcleos y, por consiguiente, su densidad, según el Departamento Real de Aviación Agrícola y Generación de Lluvias de Tailandia.

Cuando las nubes ya están formadas, se utiliza hielo seco (dióxido de carbono congelado), que es un agente de enfriamiento, con el cual las gotas de agua se hacen suficientemente grandes como para que se produzca la lluvia.

La técnica de sembrado de nubes comenzó a aplicarse en Tailandia a finales de 1960.

El Departamento de Meteorología de Tailandia pronosticó que este país tendrá que enfrentar este año  la peor sequía de la última década, debido a la fuerte disminución de la cantidad de lluvia en amplias zonas.

Precisó que las precipitaciones en la estación de lluvia de 2019  están muy por debajo en comparación con el promedio anual, especialmente en el Norte, Noreste, y en la meseta del Centro.   

De acuerdo con esta fuente, la cantidad total de lluvia en todo el país se encuentra en el nivel más bajo de los últimos 10 años y,  por lo tanto, los agricultores deberán esperar hasta fines de agosto o inicios de septiembre, cuando se esperan fuertes precipitaciones.

La falta de lluvia ha afectado las reservas de agua en todo el país. Los datos de la Oficina Nacional de Recursos Hídricos (ONWR), mostraron que el nivel de los embalses sólo llega a entre el 22 y el 38 por ciento en el norte y el centro, al 35 por ciento en el este, al 67 por ciento en el oeste, y al 60 por ciento en el sur de esta nación. – VNA