Hanoi (VNA)- Se prevé que el sector ferroviario de Vietnam aumente la proporción de producción nacional de locomotoras y vagones, si se eliminan los mecanismos y políticas inadecuadas de inversión.

Los trenes vietnamitas de cinco estrellas son productos de la colaboración entre las industrias de ferrocarril, aviación, automovilismo y marina (Foto: Vietnam+)

Con el fin de impulsar el desarrollo de esa industria, la Corporación de Ferrocarriles de Vietnam (VNR) trazó estrategias hasta 2030, con visión a 2045, en las cuales se incluyen la aplicación de los nuevos productos, el aumento de la tasa de producción industrial, y la utilización de instalaciones domésticas, así como la construcción de centros modernos.

 

Se proyecta aumentar la proporción de fabricación en el país de locomotoras y vagones

Según el plan de desarrollo, la VNR mejorará y construirá una base para ensamblar locomotoras, vagones y otros equipos dentro del país, basado en la innovación tecnológica y la expansión en la escala de producción, para satisfacer de manera básica la demanda en el mantenimiento, renovación, reparación, y modernización de la red de vías férreas, así como para proyectar la misma hacia la exportación.

Los expertos estudian la posibilidad de instalar en el país modelos de trenes, cuya velocidad alcance más de 100 kilómetros por hora. Hasta el momento, los trenes de Vietnam pueden circular con la velocidad máxima de sólo 80 kilómetros por hora.

El Gobierno del país sudesteasiático se esfuerza en nacionalizar las piezas de vagones y locomotoras de entre 40 al 60 por ciento y aplicar tecnología avanzada en la instalación de los mismos, para luego fabricarlos en el país y lograr una producción independiente en el futuro que satisfaga las necesidades del país .

La VNR también está impulsando la obtención de materias primas y la fabricación interna del equipamiento necesario para materializar dicha iniciativa.

Entre otras medidas implementadas por la VNR, se invirtió en el desarrollo tecnológico, para convertir las empresas nacionales de ferrocarriles de Gia Lam y Di An, en centros de la industria mecánica especializados en la gestión y producción modernas.

Con una visión hasta 2045, el sector ferroviario vietnamita se compromete a innovar las tecnologías para garantizar la elaboración de productos con el propósito de  impulsar el desarrollo nacional del transporte ferroviario de alta velocidad.

Se espera que el ferrocarril se convierta en una industria de alta tecnología, con máquinas y equipamientos modernos, que atraiga a trabajadores calificados.

 

La necesidad de eliminar barreras en las políticas financieras

Para lograr el objetivo propuesto, la VNR espera que el Gobierno vietnamita siga invirtiendo en los principales programas ferroviarios, los cuales expiraron en 2015 según las regulaciones.

Se trata, en específico, del proyecto de fabricación de locomotoras, para asistir a la producción y el desarrollo de esos equipos, el cual empleaba créditos preferenciales del Banco Nacional de Desarrollo.

La fabricación, así como la compra y ensamblaje de locomotoras diesel de alta potencia, constituyen objetivos prioritarios de dicho proyecto, y cuentan con políticas de asistencia financiera.

Sin embargo, las autoridades de la VNR admiten las dificultades que se presentan durante la solicitud de préstamos, tales como la complejidad y demora en los trámites administrativos, así como la exigencia en la magnitud de producción interna, que sobrepasa la capacidad del sector.

Por otra parte, destacaron los desafíos que se enfrentan en la compra de los productos ferroviarios, y en la selección de inversionistas, debido a las barreras en las regulaciones gubernamentales, además de la falta de guías concretas, lo que causa la demora y más gastos en la implementación de las mencionadas iniciativas.

Ante dicha situación, la VNR planteó la necesidad de establecer una política especializada en la rama.

Según analizó el Grupo Nacional de Ferrocarriles, el ensamblaje de locomotoras y vagones en Vietnam es realizado, hasta la fecha, por dos entidades, que son filiales de la VNR, por lo que una subasta extendida resulta innecesaria.

El transporte ferroviario tiene una gran importancia social, por lo que se requiere de un proceso de inversión y reembolso a largo plazo. La gran diferencia entre el monto de financiamiento de las unidades productoras, y el del Estado, dificulta la atracción a inversionistas extranjeros, valoró la fuente.

La inexactitud en los mecanismos de socialización de las inversiones, también contribuye a la limitación de la participación externa, afirmó.

La VNR sostuvo que cada año recibe unos 88 millones de dólares, o 30 por ciento de lo necesitado, para llevar a cabo las labores de mantenimiento de las tres mil 150 kilómetros de la red ferroviaria,  bastante deteriorada por el paso del tiempo.

La inversión desequilibrada en el sistema ferrocarril redujo la velocidad promedio de los trenes en funcionamiento a 60 kilómetros por hora, en comparación con la de 90 kilómetros por hora de los nuevos construidos.-VNA