Nueva York (VNA) - Vietnam llama al apoyo de la comunidad internacional para la superación de las consecuencias de la guerra y sus afectaciones al medio ambiente y la gente de ese país, en contribución al desarrollo sostenible nacional, reiteró aquí el viceministro de Defensa, Nguyen Chi Vinh.
 
Desactivación de bombas remanentes de la guerra (Fuente: VNA)


Al intervenir en un taller efectuado la víspera en esta ciudad estadounidense, el funcionario extendió la gratitud a la comunidad global, especialmente al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por su ayuda en las labores al respecto.

Gracias a sus esfuerzos, indicó, Vietnam es reconocido hoy día como un país pacífico y seguro, así como un ejemplo de la cooperación internacional.

Asako Okai, subdirectora general del PNUD, señaló los desafíos de la nación indochina en la superación de las consecuencias de la guerra debido a los problemas en el enfrentamiento al cambio climático, y la inestabilidad del mercado financiero global.

Reveló que su entidad tiene planes para ayudar a Vietnam a enfrentar la variación climática, y para acelerar la desactivación de bombas y minas remanentes.

Otros delegados en la cita alabaron los logros socioeconómicos del país indochino, así como sus esfuerzos por superar las secuelas de la guerra, y participar en las misiones del mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Destacaron que en solo 25 años Vietnam se convirtió de uno de los países más pobres del mundo en una nación de ingresos medios, cumpliendo la mayoría de los Objetivos de Desarrollo del Milenio a nivel nacional antes de la fecha límite de 2015, particularmente en la reducción de la pobreza.

Según estadísticas oficiales, más de tres millones de vietnamitas fueron expuestos al Agente Naranja/dioxina, uno de los componentes químicos más tóxicos reconocidos por el hombre.

Durante el período 1961-1971, unos 80 millones de litros de herbicidas con esa sustancia se rociaron sobre dos millones 630 mil hectáreas en el Sur de Vietnam, contaminando a más de dos millones de hectáreas de bosques.

Mientras, se arrojaron en el lapso 1964-1975 en ese país más de 16 millones de toneladas de bombas y balas, cuatro veces el volumen utilizado en la Primera Guerra Mundial.

En la actualidad, más de seis millones 100 mil hectáreas están contaminadas con minas y explosivos sin estallar, cifra que representa el 18,71 por ciento de la superficie del territorio nacional. – VNA