Hanoi (VNA)- Organizada cada fin de semana con diferentes temas, la clase de pintura de Tipsy Art se ha convertido en un modelo favorito de enseñanza de pintura  en dos ciudades grandes del país,  Hanoi  y Ciudad Ho Chi Minh.
(Fuente: Tipsy Art)

Los participantes en la clase de Tipsy Art suelen comenzar sus lecciones de dibujo prometiendo en voz alta: "No desacreditaré mi pintura,  ni las pinturas de otros, ni las de mis amigos. No les pediré a otras personas que pinten para mí". Luego, los instructores  les presentan el tema de la semana, que en esta ocasión es "Lanzamiento de farolillos". 

Una clase de Tipsy Art dura tres horas, pero los  estudiantes no sienten el tiempo, gracias a una atmósfera alegre y confortable que les permite discutir libremente sobre las obras artísticas y las técnicas de pintura. 

Cada semana se centra en un tema específico, sobre el cual los profesores han creado una muestra de pintura. Escoger un tema no es simple, ya que debe ser familiar y despertar curiosidad para atraer la participación de las personas.

Inspirados en el modelo de pintura de relajamiento en algunos países occidentales, Bui Thu Ngan y Nguyen Thu Trang trabajaron juntos para formar el Tipsy Art. Abrieron la primera clase de pintura que libera el estrés en Hanoi, en diciembre de 2015. 

"El nombre  de Tipsy Art implica el valor clave de este proyecto. Tiene como objetivo ofrecer a las personas una oportunidad de relajarse al pintar  y olvidarse de todo lo demás. Solo se enfocan en sí mismos, en sus mentes, en la pintura frente a ellos y en sus pinceles,  así los pintores aficionados puedan liberar su estrés. El Tipsy Art quiere  que las personas puedan dejar sus preocupaciones y pasar tres horas cuidando su alma ", dijo Nguyen Thu Trang.

Actualmente en Vietnam, la mayoría de los modelos de start-up se centran en  el sector de negocios; lo que eligió el Tipsy Art es un arte muy atrevido. Sin embargo, sus fundadores creen firmemente que todos poseen una parte artística en su alma y sus emociones deben expresarse.

Establecieron el Tipsy Artcon el espíritu de compartir la alegría de pintar con personas que apenas tienen contacto con las bellas artes.

Esto parece inviable porque normalmente las personas no creen que deban aprender  a pintar.  Pero cuando asisten a estas clases, reciben más de lo que esperaban. El resultado no es solo las pinturas creadas, sino también un tiempo relajante con nuevos amigos, nuevas conexiones espirituales y una experiencia novedosa.

Aunque es un start-up novedoso, Tipsy Art ha tenido éxito y ha atraído a mucha gente. Los logros obtenido hasta ahora son bien merecidos por los esfuerzos que los fundadores han dedicado al proyecto.  El Tipsy Art es una de las empresas pioneras en seguir este modelo en Vietnam, por lo que las dificultades en recursos humanos, gestión comercial e ingresos son inevitables.

"Nos enfrentamos a muchas dificultades para lanzar Tipsy Art pero cuando trabajamos juntos en este modelo, lo sentimos interesante. Hemos conectado como miembros de una familia y aprendemos mucho el uno del otro, así obtenemos retroalimentación positiva de nuestro clientes ", dijo Trang.

Con dos sucursales en Hanoi y Ciudad Ho Chi Minh,  el Tipsy Art está atrayendo a mucha gente. Después de casi dos años de operación, el proyecto ha vendido 12 mil 500 sesiones a ocho mil participantes. El cliente leal ha tomado clases 37 veces. Estos números demuestran los esfuerzos del Tipsy Art, una nueva empresa que ofrece el arte a la vida moderna de una manera útil.-VNA