Hanoi, 29 sep (VNA)- Largas filas de hombres y mujeres, con rostros de tristeza y emoción, se mantienen en las afueras de la Casa Funeraria Nacional de Vietnam, en esta capital, para rendir tributo póstumo al presidente Tran Dai Quang, quien falleció el pasado 21 de septiembre a causa de una grave enfermedad.
Largas filas de hombres y mujeres, con rostros de tristeza y emoción, se mantienen en las afueras de la Casa Funeraria Nacional de Vietnam para rendir tributo póstumo al presidente Tran Dai Quang (Fuente: VNA)
Monjes budistas oran por el difunto presidente de Vietnam (Fuente: VNA)
Largas filas, caras de tristeza y emoción en el tributo a Tran Dai Quang (Fuente: VNA)
Largas filas, caras de tristeza y emoción en el tributo a Tran Dai Quang (Fuente: VNA)
Largas filas, caras de tristeza y emoción en el tributo a Tran Dai Quang (Fuente: VNA)
Imágenes similares se observan en el exterior del Salón de la Reunificación en Ciudad Ho Chi Minh y en la sala de reuniones del Comité Popular del distrito de Kim Son, en Ninh Binh, la tierra natal del extinto presidente, donde también se realizan el funeral y el homenaje póstumo a Tran Dai Quang.

Desde horas tempranas miles de personas de distintos estratos sociales acudieron a esos sitios para despedir a su siempre amado y respetado mandatario, cuya partida física marcó ocasiona profundos sentimientos de dolor.

Con más de 45 años de trayectoria revolucionaria, Tran Dai Quang dedicó más de 43 años al fomento de la Seguridad Pública. Durante más de dos décadas ocupó responsabilidades importantes en esa fuerza.

Al expresar las condolencias por el fallecimiento de Dai Quang y la profunda gratitud de las Fuerzas de Seguridad Pública Popular de Vietnam, el coronel general To Lam aseguró que el difunto presidente siempre mostró su lealtad absoluta al Partido Comunista, la Patria y el pueblo; un gran espíritu de lucha y consagración para cumplir las metas e ideas revolucionarias del Partido, por la paz y la felicidad de los ciudadanos.

Bajo su dirección, se realizaron las más profundas, sincronizadas e integrales reformas en las filas de la policía nacional, entre ellas el perfeccionamiento de las normas y estrategias para combatir a los criminales y frustrar todos los planes de sabotajes de las fuerzas hostiles y reaccionarias con intención de eliminar el papel directivo del Partido y el sistema socialista de Vietnam, detalló el también miembro del Buró Político del Partido Comunista y ministro de Seguridad Pública.

Al asistir a los actos fúnebres dedicados a Tran Dai Quang, la exvicepresidente del Estado vietnamita, Nguyen Thi Doan, describió al Mandatario  como un dirigente talentoso, con un corazón abierto, una ética revolucionaria y un estilo de vida ejemplar.

En cuanto a sus aportes a las relaciones exteriores, la exsubtitular sostuvo que Dai Quang logró afirmar su personalidad como Jefe de Estado y como un general que siempre priorizó los beneficios de la Patria.

En la misma línea de pensamiento,  Nguyen Huy Luan, exdirector del Departamento General de Correos de Vietnam, destacó que los éxitos de Vietnam en el campo de las relaciones exteriores en los últimos años cuentan con la “marca personal” de Tran Dai Quang.

Durante más de 900 días en la presidencia, él dejó profundas huellas en el corazón de los amigos internacionales, observó Huy Luan.

Su repentino fallecimiento sobrecogió a todos, dijo.

Con la mirada triste, Hoang Thanh Ha, ciudadana de Hanoi, recordó a Tran Dai Quang como un dirigente humilde.

Junto a Thanh Ha en la larga fila de personas que  esperaban en las afueras de la Casa Funeraria Nacional para darle el último adiós al presidente,  Do Tin Nhiem, oriundo de la provincia norvietnamita de Vinh Phuc, expresó que con sus aportes contribuyó al desarrollo del país, así como a la consolidación de la confianza del pueblo en el liderazgo del Partido Comunista y en el futuro de Vietnam.

En Ninh Binh, los locales manifestaron que se sienten orgullosos del presidente Tran Dai Quang, quien consagró su vida al desarrollo de Vietnam, así como a la elevación de la postura del país en la arena internacional.

En los recuerdos de los maestros y compañeros de clase, el dirigente fue un estudiante inteligente y resuelto, quien superó la escasez económica para alcanzar méritos destacados en el estudio. 

En el pensamiento de las generaciones de funcionarios y combatientes, la imagen de un jefe de las fuerzas policiacas sincero, indulgente, inteligente y experimentado perdura siempre, dijo el inválido de guerra, Nguyen Van Cu.

Con una pierna mutilada como consecuencia de la guerra pasada, a Van Cu le resulta difícil trasladarse de un lugar a otro. Sin embargo, este veterano estuvo  desde horas tempranas en la sala de reuniones del Comité Popular del distrito de Kim Son, en Ninh Binh, para despedir al eminente hijo de esta tierra.

A pesar de su partida física, la imagen de Tran Dai Quang, quien consagró hasta su último aliento para la empresa revolucionaria, permanecerá palpable siempre en el recuerdo del pueblo. – VNA