Hanoi, 15 ago (VNA) - Vietnam ha sido persistente y constante en la salvaguardia de su soberanía nacional en el Mar del Este a través de medidas basadas en el derecho internacional, a fin de mantener la paz, la estabilidad, la seguridad y la cooperación en el mar, protegiendo y respetando los intereses legítimos de todas las partes.
La isla de Phu Quoc en la provincia survietnamita de Kien Giang (Fuente: VNA)

A principios de la dinastía Nguyen (1802-1945), la administración feudal envió equipos a los archipiélagos Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly) para realizar encuestas, plantar hitos y dibujar mapas, así como con el fin de rescatar barcos vietnamitas y extranjeros en problemas en esas aguas.

Durante esa dinastía, se formó la flotilla Hoang Sa y se envió la misma a ese homónimo archipiélago para explotar los productos del mar anualmente. En 1816, Nguyen Anh, o Rey Gia Long, ordenó colocar allí una bandera, reafirmando la soberanía sobre esas islas.

A lo largo de la historia, el mar y las islas siempre han desempeñado un papel importante en la construcción y defensa nacional. 

El Partido Comunista y el Estado de Vietnam emitieron muchas políticas y planes para el desarrollo económico marítimo, garantizando la defensa y la seguridad nacional, salvaguardando la soberanía, los derechos y la jurisdicción del país sobre los mares y las islas.

La resolución 09-NQ/ TW sobre la estrategia marítima de Vietnam hacia 2020, que se emitió el 2 de febrero de 2007, establece los objetivos para hacer un país fuerte y rico en el mar, al tiempo de garantizar firmemente la soberanía nacional en esas aguas.

El diseño de esa estrategia fue un importante paso adelante, que ayuda al país a optimizar los recursos para la expansión de los sectores económicos marítimos. Con base en la misma, el Gobierno, los sectores y las localidades implementaron muchos programas de acción y proyectos específicos, para explotar los recursos marítimos con resultados fructíferos.

Sin embargo, en medio de situaciones complicadas e inesperadas en la región y el mundo, especialmente la competencia entre las potencias mundiales y las disputas entre los Estados costeros, junto con la contaminación ambiental, el cambio climático y el aumento del nivel del mar, Vietnam ha emitido una nueva resolución sobre el desarrollo económico marítimo sostenible hacia 2030, con una visión para 2045.

La resolución aclaró el objetivo de convertir a Vietnam en un país costero fuerte, alcanzar criterios de desarrollo económico marítimo sostenible, formar una cultura ecológica marítima, adaptarse al cambio climático y al aumento del nivel del mar, prevenir la contaminación y degradación ambiental marítima, así como la erosión costera y la salinidad; al tiempo de recuperar y preservar importantes ecosistemas marítimos.

También define los nuevos avances científicos y tecnológicos, como factores directos que promueven el crecimiento sostenible de la economía marítima.

El Mar del Este desempeña, por su posición, un papel estratégico para Vietnam, y es de interés para muchos países. El desarrollo en el océano se ha vuelto más complicado con el aumento de las tensiones.

En la XXXIV Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) efectuada en junio último en Bangkok, el Primer Ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, destacó la necesidad de observar las acciones ilegales en el mar, en particular la militarización, así como las presiones dirigidas a impedir o dificultar la explotación legal de los recursos en esas aguas, tales como amenazas a las vidas y propiedades de los pescadores.

Vietnam siempre ha alentado el diálogo y la cooperación, mientras mantiene una actitud responsable para evitar los desarrollos que pueden dañar el ambiente pacífico, la seguridad y la estabilidad en la región, afirmó.

Además, en la reciente Reunión 52 de Ministros de Relaciones Exteriores de la ASEAN en Bangkok, el Viceprimer Ministro y Canciller de Vietnam, Pham Binh Minh, hizo hincapié en los principios de la agrupación en el Mar del Este, y pidió a todas las partes que fortalezcan la confianza, que no lleven a cabo la militarización y otras acciones que compliquen la situación e intensifiquen las tensiones, que no usen ni amenacen con usar la fuerza, y cumplan con las leyes internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982, y la Declaración sobre la Conducta en el Mar del Este (DOC), para perfeccionar un Código efectivo al respecto (COC).

Vietnam ha sido persistente y constante en el tratamiento de las disputas en el Mar del Este a través de medidas pacíficas, sobre la base del entendimiento y el respeto mutuo, cumpliendo con el derecho internacional, especialmente la UNCLOS de 1982. Vietnam ha cumplido estrictamente con el DOC y ha realizado esfuerzos para crear el COC.

En respuesta a las acciones que violan las aguas de Vietnam, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha afirmado en repetidas ocasiones: “Vietnam tiene suficientes bases legales y evidencias históricas que confirman su soberanía sobre los archipiélagos de Hoang Sa y Truong Sa, de acuerdo con el derecho internacional”.

La Cancillería de Vietnam también ha aclarado la política consistente de su país de luchar con determinación y constancia, utilizando vías pacíficas en línea con el derecho internacional y la UNCLOS de 1982, contra acciones que violen la soberanía, los derechos soberanos y la jurisdicción de Hanoi sobre las aguas definidas por la UNCLOS de 1982.

Con un espíritu de defensa de la ley y buena voluntad, Vietnam pide a las partes concernientes en el Mar del Este que respeten la soberanía y los intereses legítimos de los Estados, y que respeten el derecho internacional, especialmente la UNCLOS de 1982, contribuyendo a la paz, seguridad, estabilidad y cooperación en la región.-VNA

 

Boletín posterior: Vietnam comprometido a seguir principios y objetivos de la UNCLOS de 1982