Foto de ilustración (Fuente: VNA)
Hanoi (VNA) – Vietnam deberá disponer para 2020 de unos 12 millones 500 mil metros cuadrados de superficie para la construcción de viviendas destinadas a las personas de bajo ingreso en las urbes y trabajadores de los parques industriales, informó hoy un representante del Ministerio de la Construcción.  

Vu Van Phan, subjefe del Departamento de gestión de viviendas y bienes raíces de dicha cartera, dijo durante un seminario efectuado en esta capital que esa cifra se calcula sobre la base del pronóstico de que más de un millón 700 mil personas en las ciudades encontrarán dificultades a la hora de acceder a una vivienda digna por sus propios medios, e igual número de obreros necesitarán establecerse.  

En ese sentido, propuso incrementar el financiamiento del Banco para Políticas Sociales (VBSP) para garantizar el suministro del crédito para los proyectos de viviendas, contribuyendo así a la estabilización de las condiciones de vida de las personas necesitadas.  

Fundado en 2002, el VBSP, una institución financiera sin fines de lucro, tiene como misión ofrecer los recursos crediticios preferenciales a los pobres y a otros grupos beneficiados de las políticas sociales. Actualmente despliega 20 programas, entre ellos cuatro referidos a las viviendas sociales.  

Hasta finales de octubre pasado, el banco ofreció 326 millones de dólares a más de 682 mil hogares. Gracias a esos recursos, se construyeron 568 mil casas para familias pobres y/o beneficiadas de esas políticas, además de 118 mil viviendas resilientes a inundaciones en el Centro y el Delta del Río Mekong.

Durante el seminario, el director general del VBSP, Duong Quyet Thang, agradeció el respaldo del gobierno a sus actividades, y afirmó que gracias a la instrucción del banco, los hogares pobres se integraron de forma dinámica, junto con las autoridades y la comunidad, en la construcción de sus propias viviendas.  

Numerosos hogares, después de obtener viviendas dignas, emprendieron negocios para mejorar sus ingresos y contribuir a la modernización de la ruralidad en Vietnam, aseguró.

Frente a la escasez de los recursos crediticios, los bajos ingresos de los trabajadores y la volatibilidad de los precios de bienes raíces, recalcó, es necesario estimular a los pobladores a ahorrar dinero para comprar viviendas.

En ese sentido, afirmó que es crucial perfeccionar los modelos de ahorro para ampliar el acceso de las personas de bajo ingreso a las viviendas sociales, así como para aliviar la carga que sufre el presupuesto estatal.  

Especialmente, el director para proyectos de cooperación internacional del banco alemán Bausparkasse Schwabisch Hall (BSH), Michael Dorner, compartió experiencias de esa institución al respecto.  

Según el alto funcionario, el capital de BSH proviene de ingresos de los trabajadores a través de los contratos de depósito de ahorro. Aquellos que aspiren a obtener viviendas en el futuro pueden abrir cuentas con una determinada tasa de interés mensual, y cuando alcancen al menos la mitad del valor de la casa a la que aspiran, podrán pedir un préstamo del banco para pagar el resto, con un tipo de interés preferencial.  

El subdirector general del VBSP, Nguyen Van Ly, apreció altamente las experiencias de la parte alemana y aseguró que la institución vietnamita trabaja para perfeccionar las políticas a fin de mejorar la eficiencia de la gestión de los capitales.  – VNA