Foto de ilustración (Fuente: VNA)
Hanoi  (VNA) – Vietnam está decidido a solicitar el levantamiento de la “tarjeta amarilla” impuesta por la Comisión Europea (CE) contra la pesca ilegal, no documentada y no reglamentada (INDNR), con vistas a crear un sistema de explotación sostenible y responsable, afirmó el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Nguyen Xuan Cuong.  

En una entrevista concedida a un año de implementación de las medidas para resolver ese problema, Xuan Cuong consideró que la advertencia de la CE también estimula al país a cambiar su pensamiento para prestar mayor atención al desarrollo sostenible de la pesca y fortalecer la gestión de los recursos marinos.  

De acuerdo con el Titular, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural propuso al gobierno y a la Asamblea Nacional aprobar la Ley de Productos Acuáticos (modificada), la cual institucionaliza las recomendaciones de la Comisión Europea.  

Al evaluar los resultados del cumplimiento de esas propuestas, el jefe interino de la Dirección de Pesca, Nguyen Ngoc Oai, aseguró que las localidades concluirán próximamente la instalación de los dispositivos de monitoreo de los barcos que faenan en el alta mar.  

Añadió que la mencionada cartera firmó un documento de coordinación con el Ministerio de Defensa para intensificar el control de los pesqueros, a la vez que incrementó la cooperación con los socios internacionales en el combate contra la INDNR.  

Gracias a la implementación severa de esas medidas, recalcó, las violaciones de las embarcaciones se redujeron de forma drástica, mientras el control de las actividades de los barcos se fortaleció. 

En Vietnam, Kien Giang es uno de los sitios seleccionados para el despliegue piloto de las medidas contra la INDNR. El vicepresidente del gobierno de esta provincia sureña, Mai Anh Nhin, sostuvo que el territorio estableció equipos de trabajo para inspeccionar y sancionar las transgresiones.  

Sin embargo, anotó que en muchos casos los tripulantes de los barcos cometen errores en el extranjero, sin la presencia de los propietarios de los medios, quienes por esa razón son supuestamente inocentes. Por eso, subrayó, la aplicación de sanciones en esos casos enfrenta dificultades.  

Además, Anh Nhin aseguró que Kien Giang adoptará otras soluciones para erradicar esa situación. En concreto, se aplicarán castigos severos a los pesqueros que violan las regulaciones en el ultramar cuando regresen a la costa y se fomentará el control de los medios que entren y salen de los puertos.  

El dirigente también propuso que el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural promulgue próximamente los estándares técnicos de los dispositivos de monitoreo, y que la policía coadyuve a las localidades en la investigación y sanción a los intermediarios en las explotaciones ilegales en el exterior.  

Entre tanto, el director del Servicio de Agricultura y Desarrollo de la provincia central de Binh Dinh, Phan Trong Ho, alertó que otra delegación de la CE realizará en enero próximo la inspección de los puertos pesqueros en Vietnam, y si el país no acelera sus esfuerzos, podrá fallar la solicitud del levantamiento de la tarjeta amarilla, e incluso sufriría una tarjeta roja.

Compartiendo ese punto de vista, el vicepresidente del gobierno provincial, Tran Chau, propuso establecer en todas las localidades grupos intersectoriales para redoblar el control de las salidas y entradas de los barcos, y obligar a los pescadores a comprometerse, mediante documentos escritos, a no violar las aguas de otros países y no apagar los dispositivos de monitoreo.  

También subrayó la importancia de intensificar la divulgación a los marineros de las regulaciones legales y aplicar sanciones severas a los violadores.

La aplicación de la tarjeta amarilla afecta negativamente las exportaciones de productos acuáticos de Vietnam a la Unión Europea. Según la Asociación de Procesadores y Exportadores de esos artículos (VASEP), las dificultades en la verificación del origen de las mercancías impactan a las empresas, que enfrentan la escasez de materias primas.  

En lo que va de año, las ventas del país indochino a ese mercado registraron una reducción interanual de entre 20 y 30 por ciento. Además, casi todos los lotes enviados a Europa son examinados, hecho que provocó a los exportadores gastos imprevistos.  

La VASEP añadió que hasta el momento, 62 compañías nacionales firmaron el compromiso contra la INDNR y cumplen los estándares al respecto para obtener el acceso al mercado europeo.  

Expertos analizan que aunque la CE presentó diversas recomendaciones a Vietnam, los principales requisitos se asocian con la gestión de los barcos que faenan en el mar y de los pesqueros que entren en los puertos nacionales, a fin de clarificar el origen de los productos.  

En ese sentido, el ministro Nguyen Xuan Cuong instó recientemente a las autoridades competentes a acelerar la instalación de los dispositivos de monitoreo, así como a imponer sanciones estrictas a los medios que no activen esos instrumentos las 24 horas al día.  

El Titular también pidió a las localidades costeras mantener el patrullaje para detectar oportunamente las embarcaciones que violen las normas legales, a la vez que intensificar la propagada de las regulaciones y fortalecer la responsabilidad de las autoridades competentes. – VNA