El presidente de Vietnam, Tran Dai Quang, y su homólogo estadounidense, Donald Trump (Fuente:VNA)
Hanoi, 12 nov (VNA) – Vietnam y Estados Unidos emitieron hoy una declaración conjunta, en la cual acordaron consolidar y ampliar las relaciones bilaterales de asociación integral, sobre la base del entendimiento, interés, y confianza mutua para impulsar la paz, la cooperación, la prosperidad y la seguridad en la región del Indo-Pacífico.

La declaración fue divulgada en ocasión de la visita estatal del presidente estadounidense, Donald Trump, a Vietnam los días 11 y 12 de este mes, en respuesta a la invitación de su homólogo anfitrión, Tran Dai Quang.

De acuerdo con el texto, los dirigentes de Vietnam y Estados Unidos reafirmaron su compromiso de profundizar la relación bilateral, sobre la base de las declaraciones conjuntas firmadas entre los dos países, y el respeto de la Carta de las Naciones Unidas y las leyes internacionales,  y de la independencia, soberanía, integridad territorial y sus respectivas instituciones políticas.

El presidente Trump felicitó a Vietnam por organizar exitosamente la Reunión de Líderes del Foro de Cooperación Económica Asia- Pacífico (APEC). Los dirigentes de las dos naciones reafirmaron su intención de continuar los contactos de alto nivel y los intercambios de delegaciones, y de fortalecer los mecanismos de diálogo existentes, incluidos los a través del canal partidista.

Ambas partes destacaron las relaciones económicas cada vez más fortalecidas y mutuamente beneficiosas entre Estados Unidos y Vietnam, y subrayaron su deseo común de crear empleos y establecer las condiciones favorables para el comercio y las empresas en ambos países.

Los dos mandatarios se comprometieron a profundizar y expandir la relación bilateral de comercio e inversión a través de mecanismos formales, incluido el Acuerdo Marco de Comercio e Inversión (TIFA) y dieron la bienvenida a los nuevos acuerdos comerciales por valor de 12 mil millones de dólares firmados durante esta visita del presidente Trump.

Las dos partes subrayaron su compromiso de profundizar la cooperación en defensa y manifestaron la determinación conjunta en el enfrentamiento a los desafíos de seguridad regionales.

Asimismo, ratificaron el Plan de Acción para el período 2018-2020 sobre la Cooperación en Defensa entre Estados y Vietnam, con el fin de implementar el Memorando de Entendimiento (MOU) de 2011 referido a la Cooperación Bilateral en Defensa y la Declaración Conjunta de Visión de 2015 sobre la visión de las relaciones en ese campo, fortaleciendo así los nexos bilaterales en áreas de seguridad marítima, asistencia humanitaria y apoyo en casos de desastre, operaciones de mantenimiento de la paz y la superación de consecuencias de la guerra.

Los dos dirigentes subrayaron que ampliarían gradualmente la cooperación en seguridad e inteligencia, además de mejorar el intercambio de información y la capacitación conjunta en temas de interés mutuo. Expresaron el deseo de fortalecer la cooperación en materia de seguridad cibernética mediante un mayor intercambio de delegaciones y de información, a fin de promover un ciberespacio abierto y seguro.

Ambos dirigentes reafirmaron la importancia de la cooperación continua para mitigar las consecuencias de la pasada guerra.

Las dos partes ratificaron su respaldo al fortalecimiento de los lazos para fomentar el entendimiento mutuo, la cooperación y la amistad entre los dos pueblos, mediante el intercambio profesional y académico, la entrada en operación de la Universidad Fulbright de Vietnam, y los apoyos financieros por valor de  500 mil dólares destinados a los exalumnos de la Fundación Educativa de Vietnam ( VEF), y la llegada de los primeros voluntarios del programa estadounidense del Cuerpo de Paz en Vietnam.

También reconocieron la importancia de proteger y promover los derechos humanos.

Los dos dirigentes acogieron con beneplácito las iniciativas para preservar la paz y la estabilidad y avanzar en la cooperación y el desarrollo en la región del Indo-Pacífico. Reconocieron el papel central de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en la región, y se comprometieron a respetar y apoyar el protagonismo y la unidad de ese bloque en la arquitectura regional que está en proceso de formación.

Ambas partes expresaron su profunda preocupación por los programas y pruebas de armas nucleares y misiles balísticos de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y coincidieron en la importancia de la desnuclearización pacífica en la Península Coreana.

Las dos partes subrayaron la importancia estratégica para la comunidad internacional del acceso libre y abierto al Mar del Este, la significación del comercio sin impedimento, y la necesidad de respetar la libertad de navegación marítima y aérea, y otros usos legales del mar.

Reafirmaron su posición sobre el Mar del Este adoptada en las declaraciones conjuntas firmadas entre Vietnam y Estados Unidos y entre la nación norteamericana y la ASEAN, incluido su llamado a las partes a abstenerse de acciones que causen tensiones, impulsen la militarización de las zonas en disputa o generen restricciones ilegales a la libertad de navegación en el mar.

Reafirmaron su compromiso con la solución pacífica de las controversias de conformidad con el derecho internacional, incluido el pleno respeto de los procesos jurídicos y diplomáticos.

Ambos países llamaron a la aplicación plena y efectiva de la Declaración de Conducta de las partes concernientes en el mar del Este (DOC), con vistas hacia la firma pronta de un Código efecitvo y vinculante al respecto (COC).

Pidieron además a todas las partes involucradas en el diferendo del Mar del Este que aclararan y establecieran sus reclamaciones marítimas de conformidad con el derecho internacional, acorde con lo estipulado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (UNCLOS), y que cumplan voluntariamente sus obligaciones jurídicas internacionales en la gestión o la solución de esas disputas.

Los dos dirigentes señalaron que, como socio de la Comisión del Río Mekong (MRC) y miembro fundador de la Iniciativa del Bajo Mekong (LMI), Estados Unidos apoya los esfuerzos de los países en la cuenca baja del río Mekong, con el fin de gestionar de forma sostenible los recursos hídricos y ambientales regionales en beneficio de todas las partes.

El presidente Tran Dai Quang reconoció por su parte el papel líder de Estados Unidos en la reducción de las emisiones de carbono en el mundo y en el sector de innovación en tecnologías de energía limpia, y agradeció al país norteamericano por su asistencia a Vietnam en el marco de los esfuerzos para avanzar en la adaptación al cambio climático. VNA
VNA-POL