Seúl (VNA)- El acuerdo que podrá alcanzar la segunda cumbre entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) se centrará en la disposición de Pyongyang de desmantelar el complejo nuclear de Yongbyon y la respuesta de Washington, analiza la agencia de noticias surcoreana Yonhap.  
 
Los presidentes Donald Trump y Kim Jong-un en el segundo día de su reunión en Hanoi (Fuente: AFP/VNA)


Según ese medio, al finalizar el encuentro, se espera que los mandatarios de los dos países emitan una declaración, la cual según pronostican, llevará a los nexos bilaterales a una nueva órbita.

Además, indica, esta cumbre busca esclarecer el vago acuerdo que firmaron ambas partes en junio pasado en Singapur, en el cual acordaron trabajar hacia “la completa desnuclearización” en la península coreana, establecer “nuevas” relaciones bilaterales y esforzarse por construir un “mecanismo de paz permanente y estable” en esta península dividida.

La posible declaración concretará la manera de cómo alcanzan Pyongyang y Washington un proceso de desnuclearización, apunta.

Cada vez hay más predicciones sobre la posibilidad de que Corea del Norte se comprometerá a cerrar o desmantelar el complejo de Yongbyon o renunciar a sus armas nucleares “en el futuro”.

Pyongyang puede aceptar revelar sus instalaciones nucleares o materiales fisionables – una petición de Washington, pero Corea del Norte se preocupa que Estados Unidos pueda incluir las mismas en la lista de blancos que podría atacar.  

Según el sitio de noticias Vox, con sede en Estados Unidos que Corea del Norte aceptó suspender la fabricación de bomba atómica en Yongbyon, en respuesta, Washington acordó aliviar las sanciones para poder desplegar los proyectos económicos entre las dos Coreas.

Otras concesiones que ofrecerán Estados Unidos son aumentar la asistencia humanitaria y levantar las restricciones para que los ciudadanos estadounidenses puedan viajar a Corea del Norte, analiza este medio.  

Sobre las “nuevas relaciones”, la declaración podrá incluir un acuerdo sobre el establecimiento de oficinas de enlace de Estados Unidos y Corea del Norte en Pyongyang y Washington, respectivamente.

En cuanto a un mecanismo de paz, anticipa Vox, los dos países alcanzarán un acuerdo de paz para poner fin de manera simbólica a la Guerra de Corea (1950-1953). En 1953, la guerra cesó con un armisticio que restauró la frontera entre las Coreas cerca del paralelo 38 y creó la Zona desmilitarizada de Corea.

Por su parte, Corea del Norte acordará la repatriación de otros restos de combatientes estadounidenses caídos en la guerra de Corea. En el año pasado, los despojos de 55 soldados estadounidenses fueron repatriados. – VNA