Hanoi, 4 de Diciembre de 2016.

A diferencia de los ordinarios domingos en esta ciudad dinámica y trepidante, el día de hoy el flujo de la vida en la capital vietnamita parece como si hubiera dejado de correr.  

La bandera a media asta en el Mausoleo de Ho Chi Minh (Fuente: VNA)

 

En la Ópera de Hanoi, el Mausoleo de Ho Chi Minh, así como en las instituciones públicas del país, las banderas ondean a media asta con motivo del luto nacional por la partida física de un hombre excepcional, que tendió su mano y la de su pueblo a la hermana nación vietnamita.

En el espacio peatonal del Lago Hoan Kiem, donde los fines de semana se ofrecen actuaciones musicales de artistas callejeros, juegos folclóricos y exposiciones, la tranquilidad domina el aire. Todas las actividades de recreación han sido suspendidas.

El 25 de Noviembre de 2016, Fidel Castro falleció en La Habana a los 90 años de edad. Su muerte deja en los cubanos un dolor implacable y conmueve a todo el mundo.

Al mismo tiempo, en un pequeño país situado al otro lado del planeta, a 16 mil kilómetros de la isla caribeña, la gente llora también su desaparición física. Ha perdido Vietnam a un gran amigo de lealtad y simpatía desinteresadas hacia los pueblos oprimidos, hacia aquellos que han luchado y seguirán luchando contra la injusticia.  

Vietnam: Luto nacional sin precedentes en homenaje a un extranjero

Fidel era un líder foráneo tan amado por el pueblo vietnamita, que su muerte causó profunda conmoción y el anhelo natural de agradecer al amigo fiel que tanto hizo por esta tierra y por el mundo.  

En silencio solemne, estudiantes en uniforme escolar, jóvenes y niños que acompañan a sus padres, y abuelos de pelo blanco rinden el merecido homenaje; mientras veteranos de guerra con apariencia adusta se secan las lágrimas. Llegan a pasos lentos en una larga fila a la Embajada de Cuba, ubicada en el seno de Hanoi, donde las flores rodean las fotografías de Fidel, que recuerdan la destacada trayectoria revolucionaria del Comandante y sus visitas a la tierra de los anamitas.

La representación diplomática ha abierto desde el 28 de noviembre el libro de condolencias en tributo al líder histórico de la Revolución Cubana.

El homenaje de los líderes vietnamitas fue iniciado por el secretario general del Partido Comunista, Nguyen Phu Trong, y seguido por el presidente, Tran Dai Quang; y el primer ministro, Nguyen Xuan Phuc.

El secretario general Nguyen Phu Trong expresó sus condolencias por el fallecimiento de Fidel Castro (Fuente: VNA)

 

Phu Trong expresó su profundo pésame por la desaparición física de Fidel Castro, exprimer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y expresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y destacado líder comunista revolucionario latinoamericano, símbolo del movimiento de lucha por la paz, independencia, libertad y socialismo.

“El líder de la Revolución Cubana, un camarada y hermano íntimo de los líderes y el pueblo vietnamitas, había estado al lado de Vietnam durante el transcurso de la ardua lucha por la independencia y la reunificación nacional, así como en la causa actual de construcción y salvaguardia del país,” escribió.

Por su parte, el presidente Dai Quang comentó: “El ardor de su corazón y la grandeza de su generosidad quedan grabados en el mente de los vietnamitas,”. Mientras, el premier Xuan Phuc recordó al líder cubano como símbolo del movimiento de liberación de los pueblos y el combate contra el imperialismo y el racismo, por la paz y la justicia en el mundo.

“Me dirijo aquí para decir adiós a Fidel y manifestar mi agradecimiento por la asistencia preciosa de Cuba a Vietnam en la lucha por la independencia de nuestro pueblo,” expresó el veterano de guerra Nguyen Trong Trung, tras rendir tributo al estadista cubano.  

Al terminar la clase matutina, Nguyen Hoang Yen, estudiante de la Universidad de Hanoi tomó el autobús con rumbo a la Embajada de Cuba para decirle adiós al destacado revolucionario de la isla caribeña.

“Conozco a Fidel a través de los libros, periódicos, la televisión e historias de mis padres y abuelos. En la universidad también hay estudiantes cubanos, quienes son muy agradables. Quería expresar mis condolencias a los amigos cubanos y espero que el pueblo de esa nación heroica supere este enorme dolor para seguir en el camino hacia el socialismo elegido por Fidel,” comentó.  

La larga fila ante la Embajada de Cuba en Hanoi (Fuente: VNA)

El número 65ª en la calle Ly Thuong Kiet, en el seno de Hanoi, estos días han sido destino de un gran número de personas de diferentes géneros, edades y nacionalidades. Todos llevan a la Embajada de Cuba flores y fotografías de Fidel, como una forma de manifestar simpatía con el pueblo cubano y admiración hacia el líder más extraordinario de América Latina en el siglo XX.  

Cao Khac Thuan, de 82 años de edad, llevó la fotografía que se tomaba con Fidel en 1966. Numerosos vietnamitas que estudiaron en Cuba se han congregado aquí, compartiendo los recuerdos de su juventud bajo el sol caribeño.  

“Nuestras generaciones sirvieron como puente de amistad entre Vietnam y Cuba, y ahora les toca el turno a los jóvenes, quienes viven en la era de paz, de tecnología informática y de integración global. Hay mucho que ustedes pueden y deben hacer, para conservar y promover ese legado de los dos pueblos,” dijo al salir de la Embajada cubana Vu Thi Hao, de 65 años de edad, exestudiante vietnamita en la isla caribeña.

“El pueblo cubano, tan valiente y sólido, seguirá en el camino elegido por Fidel y alcanzarán mayores éxitos en el desarrollo socioeconómico. Vietnam siempre está al lado de Cuba,” se expresó el universitario Hoang Hung. 

Al colocar una rama de flor blanca ante la Embajada, el turista estadounidense Paul George Harding dijo venir para expresar su respeto a Fidel.  

Desde el 28 de noviembre, cientos de delegaciones, incluyendo líderes del Partido, Estado y gobierno, representantes de ministerios, agencias, localidades y cuerpos diplomáticos, así como vietnamitas de todos los estratos sociales, han rendido homenajes al difunto líder cubano.

Un veterano de guerra se seca las lágrimas al repasar momentos destacados de la vida y la obra de Fidel (Fuente: Embajada de Cuba en Hanoi)

El embajador cubano, Herminio López Díaz, manifestó que el personal de la embajada estaba emocionado por los sentimientos del pueblo vietnamita hacia Fidel, los cuales “demuestran que el insigne dirigente revolucionario es el símbolo de la fraternal solidaridad y amistad entre Vietnam y Cuba”.

Reiteró una vez más el espíritu cubano plasmado en el pronunciamiento de Fidel Castro: "Por Vietnam, Cuba está dispuesta a dar hasta su propia sangre".

Fidel se ha unido a la eternidad, pero su voz aguda e hipnótica seguirá resonando en el planeta. Su legado es inmortal, como escribió el secretario Nguyen Phu Trong en el libro de condolencias: “La vida de pureza y la obra de Fidel vivirán para siempre en la empresa revolucionaria de Cuba y de otros pueblos que se empeñan en la lucha por un mundo equitativo, civilizado, democrático y próspero.”

Fidel en su histórica visita a Quang Tri en 1973 (Fuente: VNA)

 

Aún nos cuesta asumir el fallecimiento de Fidel como un hecho real, pues es difícil despedir al cubano más relevante de la historia.  

Ha muerto Fidel, estudiante rebelde, abogado revolucionario, comandante guerrillero y comunista convencido, quien conquistó el respeto de todos, con una fuerza moral extraordinaria.  

Ha muerto Fidel, líder del movimiento que se inició el 25 de noviembre de 1956, cuando zarpó de Tuxpan, en México, el yate Granma, con 82 guerrilleros del Movimiento 26 de julio, para enfrentarse a un ejército de 80 mil soldados.

Ha muerto el hombre que el 1 de enero de 1959 entró triunfal a La Habana y derrotó a la dictadura de Fulgencio Batista, instalando en América el primer gobierno comunista.  

Ha muerto Fidel, uno de los más grandes oradores del siglo XX, que con palabras y acciones defendió las causas más justas e inspiró a los seres humanos en todo el mundo a luchar por la justicia y la libertad.

Pero sus ideas vivirán para siempre.

Los vietnamitas no necesitan palabras tan elocuentes para referirse a esa figura legendaria. Para ellos, Fidel es simplemente Fidel. Fidel es Cuba.  

“Nunca olvidamos la histórica visita de Fidel Castro a la provincia de Quang Tri en septiembre de 1973, el único recorrido de un jefe de Estado extranjero por un territorio vietnamita recién liberado de los invasores estadounidenses,” contó Nguyen Huy Toan, veterano de guerra.

“Fidel puso un pie en el cañón de 175 milímetros, llamado “el rey de la batalla”, enarboló la bandera de nuestra unidad, nos pidió colocarla en el Palacio de la Independencia de Saigón; y en abril de 1975, su petición se convirtió en realidad,” recordó.

Por su parte, Dao Hoang Thanh comentó: “Tenía el honor de acompañar a expertos cubanos en la construcción de cinco obras en Vietnam: el hotel Thang Loi, la calle Xuan Mai, el hospital Dong Hoi, la granja de vacas lecheras Moc Chau y la granja de pollos Luong My. Talé cañas de azúcar con Fidel y agarré su calurosa mano. Son recuerdos inolvidables en la vida de un exestudiante vietnamita en Cuba.”

“Fidel es un héroe real. Construyó una sociedad donde la gente tiene acceso gratuito a los servicios de salud y educación. Pese a grandes dificultades, el pueblo cubano siempre concede a Vietnam la asistencia desinteresada,” expresó el universitario Nguyen Trung Duc.  

“La muerte no es verdad cuando se ha cumplido la obra de la vida”. Ese legado de José Martí explica la razón de que como Ho Chi Minh, Fidel Castro estará para siempre entre nosotros.  

Adiós, Fidel. ¡Hasta la victoria siempre!

Boletines posteriores: Fidel Castro: un amigo entrañable de Vietnam

                                       Fidel: un compañero, un hermano de Vietnam