Los rescatistas transportaron cuerpos de víctimas del terremoto y tsunami en Palu, el 1 de octubre (Fuente: Xinhua / VNA)
Yakarta (VNA) Más de una semana después de que un terremoto y un posterior tsunami arrasaran la costa occidental de la isla Célebes, en Indonesia, las autoridades del país elevaron la cifra de muertos a mil 558 personas, según fuentes oficiales.

Mientras continúa la búsqueda de víctimas, los trabajadores humanitarios se apresuran en conseguir refugios, alimentos, medicinas y otros suministros muy necesarios para los supervivientes.

En algunas zonas se recuperaron la red de electricidad y se reabrieron numerosas tiendas.

Según la Agencia de Gestión de Catástrofes de este país, 113 personas permanecen desaparecidas y unas 70 mil 800 tuvieron que abandonar sus viviendas.

Las ciudades indonesias de Palu y Donggala son las más damnificadas por el devastador tsunami de tres a seis metros de altura.

El 28 de septiembre pasado la localidad fue sacudida por dos sismos, uno de 6,1 grados y otro de 7,5 grados en la escala abierta de Richter.

Según la Organización de Naciones Unidas, cerca de 200 mil indonesios, incluidos decenas de miles de niños, necesitan asistencia urgente.-VNA