Kuala Lumpur, (VNA)- Bangladesh y Myanmar aceptaron el papel intermediador de China y acordaron el despliegue de la solución de tres fases para la crisis referente a los rohingyas en el estado myanmeno de Rakhine, propuesta por el canciller del país esteasiático, Wang Yi.



Con anterioridad, en una rueda de prensa conjunta con la consejera de Estado y ministra de Relaciones Exteriores myanmena, Aung San Suu Kyi, Wang Yi subrayó que la crisis en Rakhine puede abordarse con una solución aceptable a través de consultas entre Myanmar y Bangladesh.

En tanto, al sostener encuentros con el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, y la alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, Federica Mogherini, Wang Yi llamó a crear un entorno positivo en aras de solventar el problema.

Remarcó que se trata de un asunto complicado y relacionado con la historia, la etnia y la religión.

Enfatizó en la importancia de la firma de un acuerdo sobre la repatriación de los refugiados y reiteró la disposición de China de desempeñar un rol activo en ese asunto.

Según estimaciones de las Naciones Unidas, unos 500 mil rohingyas se vieron obligados a huir de sus hogares y han cruzado la frontera con Bangladesh por la escalada de los actos de violencia en Rakhine.

 Myanmar no reconoce la ciudadanía a los rohingyas a pesar de que esta minoría ha vivido en este país por varias generaciones, y les clasifica como inmigrantes ilegales. – VNA