Cosecha de peces Tra (Fuente: VNA)

Ciudad Ho Chi Minh  (VNA) - Los exportadores de Vietnam, así como el sector de pesca nacional, enfrentan grandes dificultades después de la aplicación por la Comisión Europea de la “tarjeta amarilla”, una advertencia contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Numerosas empresas del país indochino reportaron la escasez de materias primas, e incluso algunas tuvieron que importarlas para su procesamiento.

Con respecto a las exportaciones a la Unión Europea en particular, la directora de la empresa Vinh Thuan, Tran Ngoc Tuoi, afirmó que las exportaciones a ese mercado se mantuvieron estables, gracias a la coordinación con los importadores.

Sin embargo, Vinh Thuan enfrenta dificultad para solicitar el certificado de origen de los productos, pues en algunos casos los pescadores no muestran una actitud cooperativa, debido a su falta de conocimientos sobre las regulaciones legales al respecto.

Compartiendo ese problema, la directora de la compañía Binh Dinh, Cao Thi Kim Lan, sugirió que el gobierno obligue a los pescadores a presentar el registro de sus actividades a las administraciones de los puertos marítimos, de manera que las empresas puedan solicitar con facilidad el certificado de origen, cumpliendo oportunamente así los pedidos.  

Desde la aplicación de la tarjeta amarilla a partir del 23 de octubre pasado, el Ministerio vietnamita de Agricultura y Desarrollo Rural promulgó la circular número 02 sobre la certificación de los productos de la pesca, la gestión de las explotaciones de individuos y organizaciones en el mar y los requisitos que deben reunir los productores y comerciantes de esos rubros.

No obstante, la aplicación de ese documento, en vigor a partir del 17 de marzo último, mostró ineficiencias que obstaculizaron las actividades de las compañías.

La Asociación de Productores y Exportadores de Productos Acuáticos de Vietnam (VASEP) reportó que las administraciones de algunos puertos carecen del equipamiento y recursos humanos para expedir el certificado de origen.

Además, debido a la mencionada falta de conocimientos de los pescadores, numerosos exportadores no pudieron reunir los documentos necesarios para cumplir sus pedidos.

De acuerdo con el secretario general de la VASEP, Truong Dinh Hoe, esa tardanza resulta en la indemnización por parte de los exportadores a sus clientes, o incluso en la cancelación de las solicitudes, así como pérdidas financieras a las empresas debido al aumento de los gastos de almacenamiento.  

Dinh Hoe subrayó que el problema también puede perjudicar el prestigio de las compañías vietnamitas.

En ese sentido, exhortó al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural a promulgar instrucciones concretas para la implementación de la circular 02. - VNA