Kuala Lumpur (VNA) -Malasia, el segundo mayor productor de aceite de palma del mundo, declaró que la decisión de la Unión Europea (UE) de frenar las importaciones de esta mercancía podría llevar al país a reconsiderar su plan para comprar los aviones de combate de Francia.
Caza Rafale (Fuente: dassault-aviation)

Las cazas Rafale de Francia, construidas por el grupo de aviación Dassault, hasta hace poco se consideraban la mejor opción de Malasia, ya que el país planeaba adquirie 18 nuevos aviones de combate en un acuerdo potencialmente valorado en más de dos mil millones de dólares, una de las mayores ofertas de este tipo de Asia.

Sin embargo, las negociaciones sobre el tratado tienen un inconveniente después de que los legisladores europeos presionaron para dejar de usar aceite de palma en la producción de combustibles para vehículos.

En una reciente conferencia de prensa, el ministro de Defensa de Malasia, Hishammuddin Hussein, informó que los jets Rafale están compitiendo con los aviones de combate producidos por Reino Unido, que abandonó la UE.

La declaración de Hussein generó esperanzas para la corporación británica BAE Systems, que ha mantenido una campaña coherente y pública durante casi una década para ganar el contrato de Malasia.

En abril del año pasado, el Parlamento Europeo aprobó una resolución, que hizo hincapié en que el aceite de palma importado a la UE debe ser certificado para cumplir con las normas relacionadas con la sostenibilidad ambiental.

La decisión de la UE podría causar una pérdida de alrededor de 500 millones de dólares por el volumen de negocio anual de aceite de palma de Malasia.-VNA