Hanoi  (VNA) – Más de 23 millones de alumnos en Vietnam, equivalente a casi un cuarto de la población nacional, iniciaron hoy el año escolar 2018-2019, con actos a los cuales asistieron dirigentes del Partido Comunista y del Estado.
Un acto de inicio de año académico en Vietnam (Fuente: VNA)

Vísperas del comienzo del curso escolar, numerosos centros educativos sufrieron graves impactos provocados por las inundaciones. Pese a las dificultades, las localidades trabajaron para garantizar su inicio seguro y con éxito. 

El sector de educación cumple nueve objetivos y cinco grupos de medidas para elevar la calidad de los servicios, fortalecer la disciplina y la democracia en las escuelas y mantener un ámbito educativo seguro y amigable.

Como preparativo para el nuevo año académico, en las escuelas primaria y secundaria del distrito de Tram Tau, en la provincia norteña de Yen Bai –uno de los territorios más afectdos por las recientes inundaciones– se inauguró un edificio con cuatro salas de estudio. Además, las autoridades locales entregaron decenas de becas para los estudiantes.

Mientras, la escuela secundaria Van Luong, en la provincia sureña de Ba Ria-Vung Tau, recibió el título “Héroe de las Fuerzas Armadas Populares”.

Hace 63 años, ese centro de enseñanza se fundó para educar e inculcar a las nuevas generaciones el patriotismo, así como para atraer a los intelectuales al servicio de la revolución y en la resistencia contra el imperialismo estadounidense.

Desde 1955 hasta 1962, la escuela organizó consecutivos movimientos antiguerra como mitines y manifestaciones para pedir el cumplimiento del Acuerdo de Ginebra de 1954 sobre la recuperación de la paz en Indochina.

La entidad también promovió actividades culturales y artísticas para desenmascarar la naturaleza de los enemigos y elevar la conciencia de la población sobre el patriotismo.

Una gran cantidad de estudiantes y docentes de Van Luong fueron arrestados y torturados por los invasores. Casi 50 personas sacrificaron su vida por la lucha del pueblo, más de 200 escolares partieron de la tierra natal para participar en las zonas revolucionarias de combate, mientras el resto se distribuyó en las urbes para promover y estimular la participación de los pobladores en los movimientos independistas.

Después de la liberación del Sur en 1975, un centenar de exestudiantes de Van Luong asumieron cargos importantes en numerosas provincias. – VNA