Manila (VNA) - A pesar de algunas críticas, la mayoría del pueblo filipino se muestra satisfecho con la campaña contra las drogas ilegales emprendida por la administración del presidente Rodrigo Duterte, según la encuesta de Social Weather Stations (SWS), correspondiente al segundo trimestre del año.
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (Foto: Reuters)

El periódico Philstar citó la víspera el resultado de la pesquisa de SWS, la cual arrojó que el 78 por ciento de los adultos dijeron sentirse satisfechos con la guerra del gobierno contra las drogas, mientras que el 13 por ciento expresó lo contrario.

Este fue un punto más alto que el "muy bueno" 64 (75 por ciento satisfecho, 12 por ciento insatisfecho) registrado en marzo, según el sondeo. 

Los resultados mostraron que la satisfacción con la campaña gubernamental antidroga aumentó en todas las áreas, excepto en la localidad de Visayas.

Fue "excelente" en Mindanao, la bailía del presidente Duterte, con un 87 por ciento de los encuestados satisfechos y un seis por ciento malcontentos.

La indagación de SWS comprendió entrevistas cara a cara a mil 200 personas mayores de 18 años en todo el país.

Lanzada hace dos años por el presidente Duterte, la guerra contra las drogas ha ayudado a paliar en parte ese problema en Manila y en otras localidades del país.

Gracias a la política del gobierno y las severas sanciones aplicadas por estos crímenes miles de narcotraficantes han sido encarcelados y millones de drogadictos han sido tratados.

La policía filipina ha ultimado a más de cuatro 500 narcotraficantes y consumidores de drogas desde que el presidente Duterte llegó al poder en julio de 2016.

Las encuestas de opinión muestran que la mayoría de los filipinos apoya la campaña antidroga de Duterte, pero a muchos les preocupa la forma en que se hace. – VNA