Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Hanoi (VNA) - Analistas y empresas de valores manifestaron su confianza en las perspectivas del mercado de venta variable de Vietnam en 2019, pero a la vez alertaron de numerosos desafíos que podrán afectar ese sector.

En la bolsa de valores de Ciudad Ho Chi Minh (HOSE), el índice VN-Index alcanzó al cierre del año pasado 892,54 puntos, equivalenta a una baja de 9,31 por ciento en comparación con 2017.

Ese indicador comenzó a crecer el 22 de enero de 2016, en 522,24 puntos y le costó más de dos años para alcanzar su techo de mil 204,33 puntos el 9 de abril de 2018.

En los primeros tres meses del año pasado el VN-Index fue uno de los índices con mayor crecimiento en el mundo.

Una similar evolución la experimentó el HNX Index de la bolsa de valores de Hanoi, que estableció un récord de 138,02 puntos el 6 de abril después de reportar un incremento notable de 87 por ciento desde el 22 de enero.

Sin embargo, en los últimos ocho meses, ambos índices decepcionaron a inversores y acciones vietnamitas perdieron el favoritismo de muchos.

Tras alcanzar su auge a inicios de abril pasado, el VN-Index cayó en casi 26 por ciento, a la vez que el HNX Index se redujo en cerca de un cuarto.

Expertos atribuyeron la situación a la escasez de la confianza de los inversores, que depende principalmente de acontecimientos globales y puede debilitarse si se entera de cualquier eventos negativos.

En marzo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, detonó la tensión comercial con China al acusar al gigante asiático de transferencia ilegal de propiedad intelectual y comercio injusto.

La tensa cuerda entre las dos mayores economías mundiales llevó al mundo a una guerra comercial, en la cual ambas partes aplicaron impuestos de miles de millones de dólares en exportaciones de la otra.  

En 2018, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos incrementó la tasa de interés cuatro veces -la última fue el 19 de diciembre- pues según su criterio, la economía del país norteamericano llegó a ser suficientemente fuerte para que la institución financiera provea más asistencia. La Fed también hizo señales de que se continuará aumentando la tasa de interés en 2019.

Preocupaciones sobre la ralentización de la economía global, dirigida por China, la segunda mayor mundial, también persiguieron a inversores y empresas el año pasado.

China es considerado el mayor socio comercial de numerosas economías, entre ellas Vietnam, y por eso las señales negativas del gigante asiático amenazarán las exportaciones de esos países.

Los temores sobre la disminución del ritmo de crecimiento económico mundial también bajaron los precios de petróleo y pusieron a prueba la confianza de los inversores en acciones de ese producto.  

En el último trimestre de 2018, el precio del crudo Brent se redujo en 37,6 por ciento tras alcanzar un techo de 86,29 dólares el barril, mientras que la cotización del WTI cayó en 40,6 por ciento.

En ese sentido, estos dos índices registraron disminuciones respectivas de 19 y 25 por ciento desde inicios del año pasado.

Otros factores negativos incluyen la salida del Reino Unido de la Unión Europea y tensiones geopolíticas en Oriente Medio y Europa. 

Pese a todos esos eventos negativos, se reportaron señales positivas.

A inicios de diciembre pasado, Washington y Beijing alcanzaron durante la Cumbre del G20 un acuerdo sobre el cese al fuego en 90 días. Durante ese plazo China deberá comprar más productos y servicios del país norteamericano, mientras que Estados Unidos no incrementará de 10 a 25 por ciento los aranceles aplicados a exportaciones chinas.     

Con respecto a los precios de petróleo, miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y otros suministradores acordaron bajar la producción para elevar la cotización en el mercado, y expresaron su disposición de reunirse a mediados de 2019 para considerar una otra reducción en caso necesario.

Observadores esperan que esos acontecimientos aliven las preocupaciones sobre el futuro crecimiento económico global y las relaciones comerciales entre las mayores economías.  

La corporación vietnamita de valores Rong Viet pronosticó que el VN-Index podrá alcanzar mil puntos este año, pues los precios de las acciones nacionales cayeron a niveles más atractivos en los últimos nueve meses.  

Manifestando su convicción en un año alentador para el mercado de acciones de Vietnam, Duong The Quang, director general de Dong A Securities explicó que el país registró en 2018 el mayor crecimiento económico en los últimos ocho años, además de poseer un tipo de cambio estable y una política anti-dolarización.

Esos elementos ayudarán a la nación a atraer más inversiones extranjeras, aseguró.  

Añadió que inversores esperan que la Ley de Valores (enmendada), que entrará en vigor en el último trimestre de 2019, permita a las empresas foráneas adquirir más acciones en los sectores de banca, farmacia y telecomunicaciones. - VNA