Naypyidaw, (VNA) - La consejera de Estado de Myanmar, Aung San Suu Kyi, llamó al apoyo internacional para el impulso de la unidad religiosa y étnica en este país sudesteasiático.

(Fuente: VNA)


En un discurso pronunciado la víspera, San Suu Kyi se comprometió a permitir la repatriación de una parte de los musulmanes rohingyas que se vieron obligados a huir del país debido a la violencia.

Estos fueron los primeros comentarios de la consejera myanmena desde agosto del año anterior sobre la crisis migratoria de los rohingyas en el estado de Rakhine.

Después de los atentados a los puestos fronterizos en agosto de 2016, más de 400 mil musulmanes rohingyas se desplazaron a Bangladesh, debido a una serie de operaciones militares del ejército nacional contra los insurgentes, que según acusaciones del gobierno, son miembros de la Organización de Solidaridad Rohingya, un grupo armado que opera desde 1980.

Con anterioridad, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas expresó preocupación ante la violencia en Myanmar y llamó a la implementación inmediata de medidas destinadas a poner el fin a la situación actual.

Por otro lado, el gobierno myanmeno anunció una financiación de 14 millones 700 mil dólares para acelerar la restauración de la barrera fronteriza entre su país y Bangladesh. –VNA