Nueva York (VNA)- El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas expresó hoy preocupación ante la creciente violencia en Myanmar y exhortó a adoptar medidas inmediatas para poner fin a la situación.
Refugiados de Rohingya en Teknaf, Bangladesh (Fuente: VNA)

Tras una reunión a puerta cerrada sobre la conflictiva situación en el estado myanmeno de Rakhine, la cual obligó a más de 380 mil musulmanes de la etnia minoritaria Rohingya a huir a Bangladesh, el Consejo condenó la violencia e instó al gobierno de Myanmar a permitir el acceso de voluntarios humanitarios.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también llamó a las autoridades de Myanmar a detener los movimientos militares en Rakhine y mantener el principio de la supremacía de la ley. – VNA