Hanoi (VNA) El Banco Asiático para el Desarrollo (BAD) concederá a Vietnam un préstamo por 100 millones de dólares para apoyar proyectos encaminados a utilizar residuos municipales en plantas de energía en la región sureña del país, parte del delta del río Mekong.

También con fondos de la compañía China Everbright International Limited, este será el primer proyecto de asociación pública-privada de su tipo en la nación indochina, anunció Christopher Thieme, director general adjunto del Departamento de Operaciones del Sector Privado del BAD.

La intención es mejorar el manejo de desechos sólidos en las ciudades y mitigar los efectos del cambio climático al reducir las emisiones de metano y aumentar la generación de energía a partir de fuentes renovables, informó.

Vietnam genera casi 28 millones de toneladas de desechos por año. La mayoría de los residuos recolectados se eliminan en los vertederos de manera antihigiénica, lo que entraña una importante amenaza para la salud de las comunidades cercanas.

Una de las formas más efectivas de tratar y administrar los crecientes volúmenes de desechos sólidos es a través de las plantas de energía térmica, capaces de asimilar hasta el 90 por ciento de los desechos y reducir considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero.

El directivo del BAD aseguró que el ente apoyará la construcción y operación de varias instalaciones de ese tipo con tecnologías avanzadas que contribuirán a la limpieza de las municipalidades y al mismo tiempo suministrarán electricidad a las redes locales.

La compañía china desarrollará e invertirá en los subproyectos de esas plantas para facilitar el tratamiento inocuo, la reducción y la reutilización de los desechos domésticos convertibles en energía limpia.

Esa es una de las empresas de protección ambiental integradas por líderes en el mundo con proyectos de protección ambiental que abarcan 18 provincias y municipalidades del gigante asiático.

Con sede en Manila, el BAD tiene por propósito reducir la pobreza en Asia y el Pacífico a través del crecimiento económico inclusivo, el desarrollo ambientalmente sostenible y la integración regional. – VNA