Thai Binh, Vietnam (VNA) – La ceremonia y fiesta tradicional del templo Dong Bang, en el distrito de Quynh Phu en esta provincia norteña, fue reconocida como patrimonio cultural intangible de Vietnam. 
Un rito en la ceremonia del templo Dong Bang (Fuente: VNA)

El complejo, que ya tiene casi cuatro mil años de antigüedad, se extiende sobre 11 mil metros cuadrados e incluye un templo principal y otros cinco subordinados. En 1986, esas construcciones fueron declaradas como vestigio histórico-cultural nacional.  

La actividad de entrega del título de patrimonio cultural intangible fue efectuada hoy aquí, coincidiendo con la inauguración de la ceremonia y fiesta del templo Dong Bang.  

En la ocasión, la viceministra de Cultura, Deportes y Turismo, Dang Thi Bich Lien, instó al gobierno de Thai Binh a elaborar un plan detallado para la preservación y promoción de los valores de este patrimonio.  

Cuenta la leyenda que durante la dinastía de los reyes Hung (fundadores de la nación), un hijo de una familia en Quynh Phu lideró a decenas de combatientes para derrotar, en tan sólo tres días, a los invasores extranjeros que intentaban penetrar por una zona que contaba con ocho desembocaduras.

Tras esa resonante victoria, ese héroe rechazó todos los cargos ofrecidos en la corte, para regresar a su tierra natal, donde ayudó a los residentes locales a construir comunidades y garantizar la seguridad marítima del país.  

Como homenaje a sus contribuciones, los pobladores de Quynh Phu le reconocieron como el “Rey Padre” o el “Rey de ocho mares” y construyeron el templo Dong Bang como lugar de culto a este gran personaje.  

La ceremonia y fiesta tradicional del templo Dong Bang se celebra el día 20 del octavo mes lunar, y constituye una ocasión para que vietnamitas procedentes de todas las regiones expresen la gratitud al Rey Padre y al general Tran Hung Dao (1228-1300), a quien el pueblo vietnamita santificó gracias a su excepcional patriotismo y resonantes victorias militares frente a invasores mongoles y chinos en el siglo XIII.     

Esa costumbre es considerada una mixtura de los ritos folclóricos de culto al dios del agua, a los ancestros y a los héroes militares y culturales de la nación.  

El evento ofrece a los visitantes la reedición de antiguas prácticas rituales, así como espectáculos sobre la leyenda del Rey Padre, juegos tradicionales y actuaciones artísticas.   

La ceremonia y fiesta del templo Dong Bang se convirtió en una atracción del turismo espiritual en Thai Binh. – VNA