Foto de ilustración (Fuente: VNA)
 

Hanoi (VNA) – El sector financiero de Vietnam está determinado a distribuir de manera equitativa y efectiva los recursos para las exigencias del desarrollo socioeconómico, afirmó el ministro de Finanzas del país, Dinh Tien Dung. 

Se pronostica que en el período 2016 – 2020, la economía global volverá a crecer, pero permanecerán diversos riesgos debido a la reestructuración económica en algunos grandes países, dijo el titular a la Agencia vietnamita de Noticias. 

Además, la acelerada integración económica global de Vietnam, los cambios rápidos de los flujos de inversión y mercancías, la evolución compleja de precios mundiales, especialmente de petróleo crudo, y los efectos del cambio climático, son factores que impactan en la economía nacional y potencian el riesgo de desequilibrio presupuestario, analizó. 

Frente a esa situación, en los próximos años el sector financiero deberá realizar, paso a paso, la reforma presupuestaria, priorizando el desarrollo humano y la garantía del bienestar social, abastecer de recursos para la defensa – seguridad, impulsar la reforma de los procedimientos administrativos y fortalecer la supervisión del presupuesto estatal, manteniendo la deuda pública en un nivel permitido, sostuvo. 

En ese sentido, es fundamental ejecutar una política fiscal activa y ahorrativa, aumentar la transparencia, minimizar el déficit presupuestario, diversificar las fuentes financieras para el desarrollo, integrarse dinámicamente al mercado financiero global e incrementar la independencia y la responsabilidad del sector público en el uso del financiamiento, aseveró. 

Respecto a la posible reducción de la cotización de petróleo en los próximos años, Tien Dung observó que esa tendencia podrá disminuir gastos de producción, impulsando el crecimiento, pero a la vez podrá menguar los ingresos relacionados con el precio de crudo. 

Sin embargo, dado que esas contribuciones sólo representan un 10 por ciento del ingreso total, el efecto no será grave y podrá compensarse por ganancias del comercio interno y exterior, afirmó. 

Para el ministro, la tarea más importante es propiciar el crecimiento de la comunidad empresarial, al lado de garantizar los ingresos presupuestarios, abastecer los recursos para las crecientes demandas de todos los sectores económicos y todos los niveles del gobierno, y equilibrar entre la exigencia de reducir el déficit presupuestario y el deber de pagar los proyectos de desarrollo, deudas, remuneraciones y políticas de bienestar social. 

Esos problemas no los puede resolver el sector financiero por sí solo, sino todo el sistema político, la comunidad empresarial y la sociedad, reconoció. 

“Unimos podemos superar cualquier desafío,” confió. – VNA