Policía marítimo divulga a un pescador regulaciones sobre la pesca (Fuente: VNA)

Ciudad Ho Chi Minh  (VNA) - Economistas consideran que la “tarjera amarilla” impuesta por la Unión Europea (UE) a Vietnam como una alerta por la pesca ilegal, no documentada y no reglamentada, puede constituir una oportunidad para la reestructuración del sector acuícola.

Nguyen Thi Thu Sac, jefa del panel contra la explotación ilegal de la Asociación de Procesadores y Exportadores de Productos Acuícolas de Vietnam (VASEP) , reconoció que es más difícil controlar los artículos obtenidos por la pesca natural, que los de cría.

En ese sentido, consideró que el fortalecimiento de las regulaciones contra la explotación ilícita obliga a ese sector a reestructurarse, para cumplir los estándares reconocidos a nivel universal.

Además, recalcó, esas normas contribuirán a mejorar el comportamiento de los pescadores, a la vez que elevarán la conciencia de los procesadores y exportadores sobre la calidad y el origen de las materias primas.

Por su parte, Nguyen Xuan Nam, presidente de la Junta Administrativa de la empresa Hai Vuong, valoró que de cumplir los requisitos de la UE, las compañías nacionales confirmarán su prestigio en ese mercado exigente en particular, y en el mundo en general.

Una vez que los productos acuícolas del país ingresen en Europa de manera legítima y cumplan las normas internacionales se ampliarán las oportunidades para las exportaciones a otros mercados, recalcó.

Mientras, Truong Dinh Hoe, secretario general de la VASEP, aseguró que durante los últimos meses esta organización coordinó con las empresas y autoridades locales ampliar la información a los marineros sobre la importancia de cumplir las regulaciones referidas a la pesca.

La Asociación también propuso al gobierno garantizar la infraestructura, el equipamiento y la tecnología a los pescadores.

De acuerdo con el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Nguyen Xuan Cuong, las localidades deben fortalecer el sistema de monitoreo de las embarcaciones y revisar el permiso de explotación de esos medios.

El 23 de octubre de 2017 la Comisión Europea impuso la tarjeta amarilla a Hanoi, alegando que los esfuerzos de este país no fueron suficientes para combatir la IUU. La nación indochina tiene seis meses para desplegar las medidas destinadas a eliminar la explotación ilegal en concordancia con las recomendaciones.

Una delegación de la UE realizó una visita del 15 al 24 de mayo a Vietnam para supervisar y evaluar los trabajos realizados por este país para cumplir las normas contra la IUU.

Después de esta visita, la UE decidirá si retira o no la "tarjeta amarilla" aplicada a los mariscos vietnamitas. - VNA