Hanoi (VNA) – La presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, Nguyen Thi Kim Ngan, y el titular de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán, Ali Ardeshir Larijani, coincidieron hoy en que es alcanzable el objetivo de elevar el intercambio comercial bilateral a dos mil millones de dólares.  
La presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, Nguyen Thi Kim Ngan, y el titular de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán, Ali Ardeshir Larijani (Fuente: VNA)

En las conversaciones efectuadas después del acto de recibimiento en Hanoi al dirigente legislativo iraní, quien realiza una visita oficial aquí hasta el 18 próximo, ambas partes manifestaron su satisfacción por los resultados de la novena reunión del Comité mixto en 2017, durante la cual se acordaron las medidas destinadas a fortalecer los nexos en los sectores de agricultura, acuicultura, energía, minería, gas, telecomunicaciones y banca.

Los dos parlamentarios también acordaron incrementar el intercambio de delegaciones y la coordinación en los foros regionales e internacionales.

Kim Ngan felicitó al país de Medio Oriente por sus avances en la estabilización de la situación sociopolítica y la elevación de la posición de Teherán en la arena internacional.

Tras manifestar su simpatía con el pueblo iraní, afectado por la inestabilidad en la región y el embargo económico, la presidenta del Parlamento vietnamita apreció la implementación eficiente del Plan de Acción Conjunto y Completo sobre el programa nuclear de Teherán.

También expresó su esperanza de que Irán respalde la candidatura de Hanoi al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del mandato 2020-2021.

Tras subrayar que Vietnam e Irán son países poblados en sus respectivas regiones, la legisladora instó a que incrementen el intercambio de las exportaciones principales y la cooperación entre las comunidades empresariales.

Afirmó que ambas naciones poseen grandes potencialidades para realizar actividades conjuntas en la esfera de la comunicación y las telecomunicaciones, y dijo que Hanoi aspira a convertir la asistencia en ese sector en una locomotora de las relaciones bilaterales.

El grupo Viettel presta especial atención al mercado iraní, ratificó Kim Ngan, quien sugirió el respaldo del país de Medio Oriente a esa empresa.  

Por su parte, Larijani sugirió que Irán ofrezca asistencia a Vietnam en el sector gasífero, mediante el suministro de productos petroquímicos, gas licuado y asfalto.

Teherán aspira a adquirir experiencias del país indochino en el desarrollo agrícola, recalcó, y añadió que ambas naciones pueden impulsar la cooperación en esferas como farmacia, banca, turismo, cultura y educación.  

Exhortó a abrir una ruta aérea directa entre los dos países, para fortalecer los nexos económicos, comerciales y turísticos.  

Consideró que el intercambio mercantil de 164 millones 600 mil dólares registrado en 2017 todavía no se corresponde con las potencialidades e incluso la situación actual de los nexos comerciales bilaterales, ya que una gran cantidad de productos hechos en Vietnam ingresan a Irán mediante un tercer país.  

El gobierno iraní facilita la entrada de turistas vietnamitas con la expedición del visado en las puertas marítimas, aseguró Larijani, y propuso que Hanoi aplique similar medida.  

Además, ratificó que Teherán apoya la reanudación del proyecto Danan del Grupo de Petróleo y Gas de Vietnam, y agregó que su visita tiene como objetivo consultar opiniones de las empresas del país indochino interesadas en invertir en su país.

El legislador también recalcó que Irán está dispuesto a conceder becas a estudiantes vietnamitas e impulsar la cooperación en la cultura y el turismo.     

Con respecto a los lazos entre los dos órganos legislativos, la anfitriona propuso que ambas partes incrementen el intercambio de delegaciones para compartir experiencias.  

También añadió que la Asamblea Nacional fundó el Grupo de parlamentarios de amistad Vietnam-Irán.

Ambos dirigentes acordaron fortalecer la supervisión sobre la implementación de los acuerdos firmados por los dos países.

Sobre los asuntos regionales e internacionales de interés mutuo, Kim Ngan afirmó que mantener la paz, la estabilidad y la seguridad de la navegación en el Mar del Este, a través del cual cruzan la mitad de las rutas marítimas globales, constituye un interés común de los países dentro y fuera de la región.

Hanoi apuesta por resolver las disputas en esa zona por medios pacíficos y concordantes con las leyes internacionales –particularmente la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982– y con respeto a los procesos jurídicos y diplomáticos, así como a los derechos e intereses legítimos de las partes, ratificó.

Por su parte, Larijani manifestó el respaldo de Irán a la postura de Vietnam. – VNA