Hanoi,  (VNA) Un curso de entrenamiento sobre la mitigación de las secuelas de las minas remanentes de la guerra se inauguró hoy aquí por el Centro de Acción contra las bombas y minas de Vietnam (VNMAC) y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD).

Deteccción de minas en Vietnam (Fuente: VNA)


En la inauguración del curso, el consultor en jefe del PNUD sobre las acciones contra bombas y minas, Nil Christensen, dijo que durante cinco días los asistentes conocerán nuevos métodos y experiencias de otros países en la atenuación de las afectaciones ocasionadas por bombas y minas, especialmente la administración de información, la detección y remoción de explosivos.

A su vez, el vicedirector general del VNMAC Nguyen Van Nghiep informó sobre el plan de digitalización de las labores de desactivación de bombas y minas, a fin de facilitar la recopilación de datos.

El evento forma parte del proyecto de recuperación de secuelas de bombas y minas de guerra  entre Vietnam y Sudcorea, el cual se desplegará durante tres años, hasta 2020, con el fin de reducir el impacto de estos explosivos, garantizar la seguridad de la población e impulsar el desarrollo socioeconómico en las provincias de Quang Binh y Binh Dinh, dos de las más afectadas por la contaminación de explosivos.

A más de 40 años de terminada la guerra,  una parte del territorio nacional está contaminado por un gran volumen de municiones sin explotar esparcidas por las fuerzas estadounidenses, cuyo peso se estima en 800 mil toneladas.           

Expertos calculan que la nación necesita unos 10 mil millones de dólares y décadas de trabajo para resolver ese problema.           

De acuerdo con estadísticas oficiales, restos de minas y bombas  de esa guerra cobraron desde 1975 hasta la actualidad más de 40 mil vidas humanas en Vietnam y causaron heridas a otras 60 mil. La mayoría de las víctimas son pobladores rurales y niños. – VNA