Tokio  (VNA) – El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, propuso hoy establecer una Red Creativa Mekong-Japón para intensificar la conectividad y el intercambio entre los centros de investigación y negocios emergentes de ambas partes.
El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, asiste a la Cumbre Mekong-Japón. (Fuente: VNA)

Al intervenir en la décima Cumbre Mekong-Japón, Xuan Phuc resaltó el papel y la contribución de ese mecanismo de cooperación a la materialización de la Visión de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y a la garantía de la paz, la estabilidad y el desarrollo en la región.  

Los proyectos conjuntos, afirmó, cambiaron de forma radical la calidad de las infraestructuras, los recursos humanos y el medio ambiente en los países de la región del río Mekong.

Tras ratificar el compromiso de continuar coordinando estrechamente con Japón y otras naciones ribereñas el impulso de la asistencia entre las partes, Xuan Phuc sugirió que la cooperación Mekong-Japón priorice el incremento de la conectividad entre los sistemas de transporte y de energía, así como la elaboración e implementación de los tratados y mecanismos de asistencia para facilitar el flujo de vehículos, mercancías e informaciones entre los países.

También exhortó a promover los nexos entre las industrias de las naciones y entre los pueblos mediante la educación, la formación profesional y el reconocimiento de los certificados.  

El Premier subrayó, además, la necesidad de hacer realidad la visión común sobre una región del Mekong verde, mediante la asistencia a la gestión sostenible de los recursos hídricos, la protección del medio ambiente, la respuesta al cambio climático y el desarrollo de la agricultura inteligente y sostenible.  

Al referirse a los asuntos regionales y globales, Xuan Phuc aplaudió los resultados positivos de las recientes cumbres entre Corea del Norte, Corea del Sur y Estados Unidos, y ratificó su apoyo a la desnuclearización completa y pacífica de la Península de Corea, en apego a las resoluciones al respecto de las Naciones Unidas.  

Aseguró que Hanoi seguirá trabajando con Tokio y la comunidad internacional para resolver los problemas humanitarios.

Sobre la tensión en el Mar del Este, reconoció los recientes avances en las negociaciones al respecto, pero manifestó su preocupación sobre la persistente situación complicada en esas aguas.

En ese sentido, señaló la importancia de mantener la paz, estabilidad, seguridad y libertad de la navegación marítima y aérea en el Mar del Este, en concordancia con la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982.

También exigió el cumplimiento de la Declaración sobre la conducta de las partes en el Mar del Este y llamó a establecer cuanto antes un código vinculante al respecto.  

Durante la cumbre, los dirigentes reconocieron que a 10 años de su establecimiento, el mecanismo de cooperación Mekong-Japón contribuyó a la construcción de una subregión duraderamente pacífica y estable, así como al desarrollo económico y a la integración de la ASEAN.

En cuanto a la realización de la estrategia de Tokio en los últimos tres años, aplaudieron el despliegue de una serie de proyectos encaminados a incrementar la conectividad de infraestructuras, de estrategias económicas y de pueblo a pueblo.  

Acordaron elevar la cooperación Mekong-Japón a nivel de asociación estratégica, sustentada sobre la asistencia en la construcción de infraestructuras, el desarrollo de los recursos humanos y los nexos en los sectores de salud, educación y justicia.  

Además, planearon celebrar el Año de intercambio Mekong-Japón 2019 para enriquecer la comprensión mutua y materializar la visión Un Mekong verde, que abarca el incremento de la colaboración con las organizaciones regionales y globales en la gestión y el uso sostenible de los recursos hídricos; la respuesta al cambio climático; la asistencia a la reducción, el tratamiento y el reciclaje de residuos; y la preservación de los animales acuáticos.  

Con respecto a los asuntos regionales y mundiales, ratificaron el compromiso de mantener y promover la paz, seguridad y estabilidad, y resolver las disputas por medios pacíficos con apego a los procesos jurídicos y diplomáticos, sin el uso de la fuerza o la amenaza de utilizarla, y en concordancia con las leyes internacionales.  

Al término de la Cumbre, los dirigentes aprobaron la Estrategia de Tokio 2018 para el período 2019-2021. – VNA