Foto de ilustración (Fuente: VNA)
Hanoi (VNA) Después de 30 años de renovación y apertura, Vietnam constituye hoy uno de los países con mayor atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) en la región asiática, gracias a la construcción y perfeccionamiento del sistema legal al respecto.

En diciembre de 1987, se promulgó la Ley de Inversión Extranjera en Vietnam. En 2005, se emitió la Ley de Inversión para reemplazar ese documento legal y la de Inversión Doméstica.

La modificación y emisión de la Ley de Inversión en 2014 creó un avance sobre la atracción de IED, con una nueva regulación que permite a las empresas e inversores hacer negocios en áreas que no están prohibidas por la ley.

El perfeccionamiento del marco legal demostró que las políticas de atracción de inversiones de Vietnam son flexibles para adaptarse a los períodos de desarrollo específicos del país.

A partir de 1991, una gran oleada de inversión extranjera  fluyó en el país. Sólo en el lapso 1991 - 1997, se registraron unos dos mil 230 proyectos, con un capital de 16 mil 244 millones de dólares. Sólo en 1997, el capital implementado alcanzó tres mil 115 millones de dólares, 9,5 veces más que en 1991. 

De acuerdo con el Departamento de Inversiones Extranjeras, de 1988 a agosto de 2018, las 63 provincias y ciudades vietnamitas atrajeron 26 mil 438 proyectos de IED de 129 países y territorios con un fondo total de 333 mil 83 millones de dólares, de los cuales se han desembolsado 183 mil 620 millones de dólares.

Tal resultado se atribuyó a la elaboración de la Ley de Inversión Extranjera de Vietnam, emitida por primera vez en diciembre de 1987, junto con las tres enmiendas a este documento jurídico y la promulgación de la Ley de Inversiones en 2005.

El ministro de Planificación e Inversiones, Nguyen Chi Dung, afirmó que el sector de la IED desempeña un papel cada vez más importante en la economía nacional y precisó que el 58 por ciento se concentra en el campo de la industria de procesamiento y construcción.

Junto con el capital suplementario para la economía, las empresas de IED también contribuyeron a la transferencia de habilidades administrativas y las nuevas tecnologías a los vietnamitas.

Hasta ahora, ese sector creó más de tres millones 600 mil empleos directos y entre cinco y seis millones indirectos.

En las localidades de mayor número de proyectos de IED como Hanoi, las provincias sureñas de Bac Ninh, Thai Nguyen, Vinh Phuc y Ciudad Ho Chi Minh, la contribución de esta área cambia de manera básica la estructura económica local, y favorece las actividades de las empresas nacionales.

Durante su reciente visita a Vietnam, el co-presidente del Comité Económico Japón-Vietnam de la Federación Empresarial de Japón (Keidanren), Kuniharu Nakamura, destacó que esta nación indochina es un mercado atractivo para las empresas japonesas debido a su gran población, entorno sociopolítico estable y papel como puerta de entrada a Japón para acceder al mercado de la ASEAN.

Agregó el creciente número de firmas japonesas que desean invertir en esta nación sudesteasiática.

A su vez, el ministro Nguyen Chi Dung enfatizó la necesidad de impulsar el perfeccionamiento institucional para atraer proyectos de IED de alta calidad, en consonancia con la estrategia de desarrollo socioeconómico del país, así como la cuarta revolución industrial. –VNA