Proyecto de construcción de estación televisora en distrito Muong Lat, Thanh Hoa (Fuente: baotintuc.vn)

 Expertos y representantes de diferentes localidades intercambian durante un seminario en la provincia centrovietnamita de Thanh Hoa experiencias comunitarias en el mantenimiento de las pequeñas obras infraestructurales en zonas con dificultades socioeconómicas especiales.

A efecto del Programa gubernamental de desarrollo socioeconómico en las comunas desfavorecidas, comunidades de etnias minoritarias y áreas montañosas (Programa 135, realizado desde 1997), centenares de construcciones han mejorado la vida de los pobladores.

Dada la necesidad de reparar estas obras para garantizar la eficiencia a largo plazo de ese plan, el Comité de Nacionalidades de la Asamblea Nacional fundó en 2008 el fondo para su mantenimiento.

En el Programa de objetivos nacionales sobre la Reducción sostenible de la pobreza durante 2012 – 2015, el financiamiento para estas actividades es de 567 millones de dólares, provenientes en 79 por ciento del presupuesto estatal y el resto, de los recursos locales, ayuda extranjera y otras inversiones legales.

Los participantes compartieron experiencias acerca de la movilización del involucramiento de la comunidad y otros sectores sociales en la tarea y discutieron medidas destinadas a eliminar las barreras en materia de políticas al respecto.

Bach Cong Quynh, presidente del Comité Popular de la comuna de Du Sang, provincia norteña de Hoa Binh, dijo que en la localidad hay 48 canales agrícolas, 80 vías de transporte y decenas de obras hidráulicas.

Estas construcciones las operan y gestionan los conglomerados residenciales, pero debido a la falta de recursos financieros, experiencias y conciencia de los pobladores, el mantenimiento aún no resulta eficiente, reconoció.

Gracias a un proyecto piloto realizado durante 2013 – 2016 por el Centro para estudio sobre iniciativas de desarrollo comunitario con financiamiento de Irlanda, ahora la población en seis comunas más pobres de Hoa Binh está equipada con suficiente capacidad de poner en servicio y mantener las obras infraestructurales, señaló.

La realidad evidencia que es imprescindible la participación de la comunidad, quienes utilizan y se benefician directamente de estas construcciones, concluyó. – VNA