Con 600 millones de pobladores, el Producto Interno Bruto (PIB) total estimado en séptimo lugar mundial y la tercera mayor fuerza laboral del planeta, la Comunidad de ASEAN tiene un futuro plenamente prometedor.

Así lo afirmó la ex presidenta vietnamita y titular de la Fundación de Paz y Desarrollo, Nguyen Thi Binh, al intervenir la víspera en el seminario “Comunidad de ASEAN: Oportunidades de desafíos, solidaridad y cooperación” organizada en Hanoi en coordinación con el Fondo alemán Rosa Luxemburg Stiftung.

La proclamación de la Comunidad será un éxito en la historia de 48 años del bloque, pero no es el final sino el inicio de una nueva etapa, pues conectar las naciones de la ASEAN es un proceso sin cesación, enfatizó la funcionaria.

Elogiando el dinamismo de los preparativos para la formación de la Comunidad Económica, uno de los tres pilares del futuro espacio común de la agrupación, Thi Binh valoró que Vietnam en particular participó de manera activa y responsable en esta ruta.

Sin embargo, el país necesita realizar reformas más radicales en el marco legal y la estructura económica para poder cumplir los estándares comunes y aportar más significativamente a la Comunidad, señaló.

Los planificadores de políticas, empresas y ciudadanos deberán tener una estrategia concreta para aumentar la eficiencia de la liberalización de comercio y servicios, la cooperación en la agricultura y la competitividad de este sector, recomendó.

Y sobre todo, es necesario construir una fuerza laboral calificada, al servicio del desarrollo de cada país y la Comunidad en general, pormenorizó.

De acuerdo con la representante del Secretariado de la ASEAN, Anna Mae, el PIB del bloque ascendió de un billón 330 mil millones de dólares en 2007 a dos billones 570 mil millones en 2014, colocando la economía de la agrupación en el tercer puesto asiático y el séptimo global.

El intercambio comercial dentro del bloque disparó de un billón 600 mil millones de dólares en 2007 a dos billones 500 mil millones en 2014, mientras las inversiones directas entre los países miembros ocupan el segundo lugar en la lista de las fuentes de capital que capta la ASEAN, añadió.

Durante dos jornadas los participantes discutieron sobre las oportunidades y retos para los pobladores y compañías antes y después de la formación de la Comunidad, el progreso de los preparativos y el rol de los sectores, empresas y organizaciones no gubernamentales en su construcción. – VNA