Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Hanoi  (VNA) - Instituciones financieras y organizaciones de investigación de Vietnam y en el extranjero han mostrado su optimismo sobre el crecimiento económico de este país en la segunda mitad de 2018 y durante todo el año.

Al respecto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un crecimiento de la economía de 6,6 por ciento en 2018 y una tasa de inflación por debajo de cuatro por ciento gracias a la reforma económica del país y el compromiso del gobierno de estabilizar la macroeconomía.

El Banco Asiático para el Desarrollo (BAD) también pronosticó que la economía se expandirá un 7,1 por ciento este año, mientras que el Banco Mundial (BM) elevó su pronóstico para el crecimiento económico de Vietnam al 6,8 por ciento.

El Instituto Central para la Gestión Económica (CIEM) también vaticinó que la economía nacional  puede alcanzar 6,71 por ciento en lugar de 6,67 por ciento como se había calculado.

Los indicadores macroeconómicos son brillantes, por ejemplo, el crecimiento anual de las exportaciones se proyecta en 12,11 por ciento, el excedente comercial en mil 200 millones de dólares y la inflación promedio en 3,93 por ciento.

El impulso para el crecimiento económico se ha mantenido asociado a cambios en el entorno empresarial.

El Producto Interno Bruto (PIB) se expandió un 7,08 por ciento en los primeros seis meses del año, el nivel más alto desde 2011. Además, la confianza de las empresas se ha visto reforzada.

En el reciente Foro de Negocios de Vietnam en Hanoi, Dominic Scriven, presidente ejecutivo de Dragon Capital, indicó que el atractivo de los mercados financieros en los países emergentes disminuyó en los últimos seis meses del año debido a la disputa comercial entre China y Estados Unidos y el aumento de la tasa de interés en dólares.

Sin embargo, Vietnam todavía atrajo mil 500 millones de dólares en inversión, y esto demostró la confianza de los inversionistas en este país sudeste asiático, observó.

Además de los logros antes mencionados, el desempeño socioeconómico mostró en el periodo algunas deficiencias y desafíos que deben abordarse.

Según los economistas, la cuestión del crecimiento económico no es tan preocupante como la inflación, que se espera se mantenga por debajo de cuatro por ciento o menos en 2018.

Sin embargo, surgieron factores desfavorables que causaron una alta inflación en mayo y junio, como el alza de los precios de los alimentos nacionales y del petróleo mundial. Especialmente, la inflación en junio se elevó al nivel más alto en los últimos siete años.

Los riesgos de la ocurrencia de desastres naturales como las inundaciones y los tifones, así como el ajuste de algunos productos con precios del Estado se definen como uno de los factores que provocan un aumento de la inflación.

En la reunión mensual de julio, el primer ministro, Nguyen Xuan Phuc, afirmó la determinación del gobierno de mantener la inflación bajo control, haciendo hincapié en que su gabinete no cambiará las políticas económicas y financieras durante el resto del año.

No se realizarán cambios en los gravámenes sobre el petróleo y los productos derivados del combustible, el impuesto al valor agregado y los precios de algunos servicios públicos y productos básicos como la electricidad y la atención médica, agregó. – VNA