Hanoi (VNA)- En los últimos años, aparecen cada vez más espacios culturales y creativos en Vietnam, especialmente en las grandes ciudades, lo que ha hecho que este concepto se familiarice entre los amantes de la cultura y el arte.
 
Foto de ilustración (Foto: baochinhphu.vn)

Un espacio de este tipo puede ser un lugar físico o digital para reunir, compartir y apoyar actividades de conexión con el fin de desarrollar negocios y atraer a la comunidad de los campos creativos, culturales y tecnológicos.

El rápido desarrollo de Internet y las plataformas de conectividad global en los recientes tiempos, junto con la necesidad de acceder a las nuevas tendencias y el público moderno, han facilitado cada vez más la creación de este tipo de espacios en el país indochino.

Según una investigación realizada por la periodista y consultora de medios de comunicación, Truong Uyen Ly, la cantidad de los espacios culturales y creativos aumentó de 40 en 2014 a 140 este año con diversidad de función, escala, tema y métodos operativos.

Dependiendo del tema y las condiciones para elegir un sitio de encuentro e intercambio, encontramos un lugar llamado Café el Sábado. Si los artistas desean presentar y promover sus ideas creativas existen centros como Heritage Space, VICAS Art Studio, Hanoi Rock City y Saigon Outcast, entre otros. Para un foro de discusión en línea proporcionando información artística y comentarios para ayudar a la comunidad de artistas a acceder de manera independiente al público, tenemos espacios como HanoiGrapevine, All About Art and Artist, y Soi, entre numerosos otros.

Además del aumento en cantidad, los sectores especializados han afirmado la mejora en la calidad. Desde los pasos iniciales para proclamar su existencia, algunos espacios se han conectado activamente para ampliar su alcance, y mejorar su calidad e influencia de las actividades culturales y artísticas.

Cabe destacar la formación de la Alianza vietnamita de los espacios culturales y creativos con los miembros fundadores, incluidos VICAS Art Studio, el Centro de Apoyo y Desarrollo de Talentos de Cine, HanoiGrapevine, y la Incubadora de empresas de la ciudad de Da Nang DNES.

El experto en medios de comunicación y presidente del Club de Empresarios Creativos de Vietnam, Le Quoc Vinh, afirmó que los espacios culturales y creativos han aportado a constituir una imagen más clara para que la comunidad, los administradores y las partes interesadas entiendan las perspectivas de la industria del sector.

En los años recientes, varios sitios han encontrado muchas dificultades para establecer y mantener sus actividades. De hecho, la mayoría de los fundadores son individuos y grupos jóvenes. Estos son sensibles a las nuevas tendencias culturales y artísticas y aspiran a llevar a cabo sus ideas creativas, pero muchos entre ellos carecen de experiencia en administración y negocios.

Los estudios iniciales del Proyecto de la Alianza vietnamita de los espacios culturales y creativos implementados por el Consejo Británico y el Instituto Nacional de Cultura y Artes de Vietnam, en tres años (de 2018 a 2021), muestran que la sostenibilidad es el objetivo de todos los espacios creativos y el capital es un requisito previo para garantizar su funcionamiento a largo plazo.

Sin embargo, los espacios reciben cada vez menos financiamiento de las organizaciones no gubernamentales internacionales y de los institutos culturales debido a la estancada economía mundial. Por lo tanto, la autosuficiencia financiera se está convirtiendo en la única opción. Además, los espacios operan principalmente a través de los eventos, pero enfrentan muchas dificultades en la solicitud de licencia y censura de programas y actividades.

En realidad, algunos espacios culturales y creativos han recibido más atención de las autoridades locales, especialmente, algunos fueron construidos por las entidades públicas o u organizaciones sociopolíticas, como calles peatonales, pero todavía faltan programas de acciones y el apoyo específico.

Por eso, se necesita el apoyo del Estado con las políticas prácticas como incentivos fiscales e inversiones para que las empresas construyan un modelo de cooperación público-privada con el fin de facilitar el acceso y la explotación de los recursos financieros, así como la facilitación de la gestión de contenidos y la solicitud de la licencia para organizar los programas artísticos.

Por otro lado, deben enfocarse en las soluciones en aras de mejorar la capacidad de gestión para los propietarios de esos espacios. En cuanto reciban la atención adecuada, los espacios culturales y creativos desarrollarán su potencial y se convertirán en una fuerza impulsora para desarrollar la economía creativa del país.- VNA/Nhan Dan