Isla de Nam Yet

Khanh Hoa, Vietnam (VNA) Ubicada en el norte del archipiélago vietnamita de Truong Sa (Spratly), la isla Nam Yet es llamada cariñosamente “la isla de los cocoteros”. Pese al clima inclemente, esos árboles cubren de verde la isla y constituyen un símbolo de la voluntad de los soldados acantonados aquí, quienes mantienen firme la salvaguarda de la sagrada soberanía marítima del país.

Con forma de óvalo, Nam Yet es como un jade que emerge sobre las aguas cristalinas de Truong Sa. Aquí se encuentran más de 400 cocoteros, cifra que representa la mayor población de esa planta en todas las islas del archipiélago.

Nguyen Van Ky, soldado en la isla Nam Yet, en el distrito de Truong Sa de la provincia de Khanh Hoa, informó que los cocoteros se cultivan en Nam Yet hace décadas.

"En la actualidad, tenemos aquí cerca de 400 árboles productivos. Muchos visitantes, al llegar a Nam Yet, quedan sorprendidos, no pueden creer que en una isla tan remota haya tantas de esas palmeras. Es como si estuvieran en la costa central del país, cubierta del permanente verde de los cocos,” expresó.

La diferencia entre Nam Yet y otras islas en Truong Sa radica en el suelo. Bajo las arenas, existe una densa capa de guano y hojas, que sirve como fertilizante natural para las plantas, particularmente los cocoteros.

De generación a generación, los soldados en Nam Yet cultivan con sudor esos árboles, y hoy día centenares de cocoteros dan sombra en esta tierra del sol y viento, y producen frutas para sus cultivadores. Para los soldados, la imagen de las filas de cocoteros les trae la nostalgia sobre la tierra firme, donde nacieron y  crecieron bajo la sombra de esas plantas.

Muchos dicen que quizás el clima inclemente añade más sabor y aroma al agua de coco de Nam Yet.

Nguyen Quoc Tuan, soldado en la isla, dijo que los combatientes dedican gran esfuerzo al cuidado de los cocoteros, gracias a lo cual los árboles producen muchas frutas. Los cocos de Nam Yet son más grandes, con la masa más gruesa y agua muy dulce.

Gracias al trabajo de los soldados, numerosas islas en Truong Sa ahora ya están cubiertas del verde de los árboles, de los cuales algunos llevan nombres como tempestad y tormenta. Esos apodos reflejan perfectamente la vida en el territorio insular, donde las plantas, como los humanos, luchan contra las difíciles condiciones de la naturaleza para mantenerse firmes y proteger las islas del archipiélago nacional.

“Aquí estudiamos, entrenamos y cultivamos los árboles, con el fin de crear un mejor ambiente para los combatientes, así como para los visitantes, aseguró el soldado Do Thanh Danh.

Mientras, el combatiente Nguyen Duc Quang dijo que los árboles contribuyen a proteger la salud de los soldados, frente al clima inclemente en medio de las aguas del mar.

Al llegar a Nam Yet, los visitantes se dan cuenta que los cocoteros constituyen un símbolo de los soldados, los hijos de la isla, siempre
sólidos ante la tempestad para salvaguardar la soberanía del país sobres sus islas y mares. - VNA