Niña pone una flor en la camisa de su madre en ceremonia de Vu Lan, acto para manifestar su gratitud. (Fuente: VNA)
Hanoi  (VNA) Vietnamitas celebran estos días su tradicional ceremonia budista de gratitud filial, el Vu Lan, al acercarse la luna llena del séptimo mes del calendario de esa religión, que este año tendrá lugar mañana.

Originado de la leyenda sobre el bodhisatva Mandglyayana, uno de los apóstoles más destacado del Buda, quien salvó a su madre de encarnarse en un demonio hambriento, el ritual se convirtió en un festejo anual para agradecer  uno de los cuatro grandes favores que cada ser humano disfruta en su vida. 

En Vietnam, con el budismo como el culto más influyente y arraigado, el Vu Lan sobrepasó al acto religioso para ser una ceremonia cultural popular y una oportunidad para encuentros familiares, incluso para los ateos. 

Los vietnamitas brindan también en esta ocasión ofrendas a las almas errantes, o sea, los fallecidos sin hijos que no disfrutan del amor y gratitud filiales. 

Resultan habituales también las entregas en Vu Lan de donaciones a personas pobres, niños huérfanos o ancianos desamparados, así como los homenajes a los mártires y antiguos héroes nacionales. 

De acuerdo con el bonzo Thich Thanh Tuan, miembro del Consejo Ejecutivo de la Sangha Budista de Vietnam, se trata de una acción para disminuir los pecados y “almacenar el bien” para las vidas posteriores, tanto en este como en el otro mundo. – VNA