Cosecha de langosta en Ninh Thuan (Fuente: VNA)
Ciudad Ho Chi Minh (VNA) - Varios desafíos enfrentan las exportaciones de langostino de Vietnam a Estados Unidos, ya que además de los altos aranceles antidumping, las empresas vietnamitas deben afrontar las duras políticas que ese país  usa para proteger la producción nacional.

En la última década, las exportaciones de camarón del país indochino a mercado estadounidense han fluctuado entre 500 millones de dólares y más de mil millones de dólares. 

Después del máximo de más de mil millones de dólares en 2014, los envíos a ese mercado se han estancado, según la Asociación de Procesadores y Exportadores de Productos Acuáticos de Vietnam (VASEP).

La cifra llegó a 255 millones 700 mil dólares en la primera mitad de 2018, un alza interanual de 7,5 por ciento.

Estados Unidos es hoy el tercer mayor importador de camarones vietnamitas, y sus compras representan el 15,6 por ciento de los envíos totales de este crustáceo.

En fecha reciente, la Administración Nacional de Oceánica y Atmosférica de ese país incluyó el camarón en el Programa de Monitoreo de Importaciones de Mariscos (SIMP). 

En consecuencia, desde el 31 de diciembre de este año, los importadores deben cumplir con todos los requisitos del SIMP, como proporcionar suficientes datos sobre la cosecha, la pesca y los viajes a los puertos de Estados Unidos y garantizar que los productos sean rastreables en un plazo de dos años.

Esta nueva regulación preocupa a muchas empresas y podría obstaculizar las exportaciones de camarón a ese mercado, alertó  VASEP.

Mientras tanto, los procesadores de camarón y los exportadores de Vietnam también enfrentan las medidas proteccionistas "relativamente irracionales" en Estados Unidos, indicó Vo Van Phuc, director general de la corporación de Mariscos Limpios de Vietnam.

Por ejemplo, a principios de marzo de 2018, el Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció los resultados preliminares de la orden antidumping sobre el camarón congelado de aguas cálidas de Vietnam y puso la tasa preliminar en un récord alto – 25,39 por ciento.

El creciente proteccionismo comercial se ha extendido desde Estados Unidos a otros países, especialmente en Medio Oriente, donde se erigen barreras "irracionales" a los productos acuáticos de Vietnam.

Se pronostica que el sector del camarón y la industria pesquera en general afrontarán mayores desafíos en términos de aranceles y requisitos técnicos debido al creciente proteccionismo.

La disminución de las exportaciones de camarón a Estados Unidos también se atribuye a la feroz competencia de otros proveedores del crustáceo,  en particular India, Indonesia y Tailandia. 

El alto costo de los insumos en la agricultura también ha hecho que los precios de ese producto de Vietnam sean más altos que el de sus rivales.

Los desafíos también provienen de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, señaló VASEP.

Explicó que debido a los altos aranceles de importación de Estados Unidos, China importará menos camarones crudos para su procesamiento y reexportación. 

Esto podría llevar a una caída en los envíos de crustáceos crudos de Vietnam a China, ya que esta mercancía representó el 94 por ciento de las ventas de camarón del país a China en 2017, amplió.

Advirtió que Estados Unidos examinará estrictamente el origen del camarón vietnamita para evitar que las empresas chinas aprovechen para falsificar el origen de sus productos.

Sugirió VASEP que las empresas vietnamitas deberían considerar la guerra comercial como una oportunidad para afianzarse, lo que podrían lograr si  mejoran  la calidad del producto, siendo más activos y haciendo un mejor uso de los acuerdos de libre comercio. 

También necesitan mantenerse actualizados sobre la lista de los productos sujetos a aranceles altos de Estados Unidos y China, junto con la fluctuación del dólar estadounidense y el dong vietnamita, para adoptar medidas oportunas, recomendó. –VNA