Hanoi (VNA) - Más de siete mil personas recibieron tarjetas de identidad en el estado de Rakhine, en el norte de Myanmar, luego de que las autoridades locales iniciaran el 1 de octubre el proceso de verificación nacional.
Refuagiados Rohingyas en Ukhia, Bangladesh (Fuente: VNA)

Según anunció la Agencia de Noticias de Myanmar, el proceso de verificación nacional es una de las recomendaciones propuestas por una comisión asesora sobre el estado de Rakhine, dirigida por el exsecretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan.

El proceso de verificación, utilizando métodos biométricos para el sistema de identidad nacional, es el primer paso para examinar la ciudadanía de acuerdo con la Ley de ciudadanía de 1982.

El director del Departamento de Inmigración y Población del estado de Rakhine, U Aung Min, informó que el proceso se está llevando a cabo en áreas estables.

Mientras tanto, Myanmar ha formado nueve grupos de trabajo del sector privado para unirse al mecanismo de la Unión de Empresas para la Asistencia Humanitaria, el Reasentamiento y el Desarrollo (UEHRD, en inglés) en el estado de Rakhine, presidido por la Consejera del Estado, Aung San Suu Kyi.

El mecanismo recientemente establecido tiene como objetivo permitir que el gobierno y las organizaciones locales e internacionales trabajen en todos los sectores de la sociedad para el desarrollo del estado de Rakhine.

Suu Kyi priorizó tres tareas principales que se realizarán en Rakhine, incluida la repatriación de los refugiados que huyeron a Bangladesh y el suministro de asistencia humanitaria de manera efectiva; el reasentamiento y la rehabilitación; y el desarrollo y el mantenimiento de paz duradera en la región.

El gobierno también está listo para implementar un proceso nacional de verificación y repatriación de acuerdo con los criterios acordados en una declaración conjunta entre los ministerios de relaciones exteriores de Myanmar y Bangladesh en 1992.

En septiembre, cientos de miles de rohingyas se vieron obligados a huir de sus hogares y cruzaron la frontera con Bangladesh ante la escalada de los actos de violencia en el estado myanmeno de Rakhine.

Las organizaciones internacionales advirtieron sobre una posible gran crisis humanitaria en esta zona, debido a la falta de saneamiento y a la temporada de lluvia.

Myanmar no reconoce la ciudadanía a los rohingyas a pesar de que esta minoría ha vivido en este país por varias generaciones, y les clasifica como inmigrantes ilegales. –VNA