Kuala Lumpur (VNA)- Malasia presentará una queja ante la Organización Mundial de Comercio sobre el plan de la Unión Europea para eliminar gradualmente el uso de aceite de palma en los biocombustibles, anunció la ministra responsable de ese rubro en esta nación, Teresa Kok.
Camión de frutas de aceite de palma en Salak Tinggi, en las afueras de Kuala Lumpur (Fuente: Reuters)

Este país sudesteasiático es el segundo mayor productor de aceite de palma del mundo después de Indonesia, y se vería muy afectado por el plan de la UE de reducir su uso en biocombustibles para 2030.

La titular reveló que su Gobierno presentará la queja ante la OMC en noviembre, y agregó que la oficina del fiscal general estaba trabajando en el asunto, y que Malasia espera cooperar con Indonesia en el caso.

El aceite de palma es un ingrediente importante en una amplia gama de productos, desde alimentos hasta cosméticos, pero ha sido controversial durante mucho tiempo, ya que los ambientalistas dicen que impulsa la deforestación, con la desaparición de enormes extensiones de bosque lluvioso registrada en las últimas décadas para dar paso a las plantaciones.

Su uso en alimentos y cosméticos ya ha disminuido en Europa, en parte debido a la presión de los grupos ecologistas sobre las grandes corporaciones, pero ha aumentado en los biocombustibles.

El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, criticó en marzo el movimiento de la UE para frenar el uso del aceite de palma en los biocombustibles. Señaló que se corre el riesgo de iniciar una guerra comercial con Kuala Lumpur.

También ha advertido de represalias comprando nuevos aviones de combate de China en lugar del jet Dassault Rafale de Francia o el Eurofighter Typhoon.

La semana pasada, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, prometió luchar contra los planes de la UE y declaró a Bloomberg News que "el aceite de palma es un producto estratégico" para su país. - VNA