Thanh Hoa, Vietnam,  (VNA) La provincia centrovietnamita de Thanh Hoa, junto con las otras localidades costeras nacionales, han desplegado una serie de medidas para impulsar la lucha contra la pesca ilegal, en contribución a levantar la tarjeta amarilla aplicada por la Unión Europea (UE) al sector acuícola.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)


Una de las soluciones más eficientes es la obligación a los pescadores a tomar notas sobre sus labores de pesca.

Las autoridades locales han fortalecido la divulgación sobre las normas y las instrucciones relacionadas con el diario de explotación, en concordancia con los modelos publicados por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

En la actualidad, todos los pesqueros, antes de salir del puerto, deben someterse a las inspecciones referentes no sólo a los registros legales necesarios sino también a los preparativos para anotar el diario de explotación.

En los últimos años, la provincia de Thanh Hoa desplegó múltiples soluciones para impulsar la divulgación y elevar el conocimiento de los marineros sobre la tarjeta amarilla aplicada por la UE al sector acuícola vietnamita, debido a la situación de pesca ilegal, no documentada y no reglamentada (IUU) en este país indochino.

Además, las agencias concernientes también estrecharon las labores de supervisión a los barcos, tanto en términos de documentos legales como de equipos de explotación, y la aplicación de las sanciones necesarias.

Contado hasta octubre de 2018, las fuerzas de seguridad de Thanh Hoa inspeccionaron a más de dos mil 100 barcos y sancionaron a 120 por violar las normas legales al respecto por una multa de decenas de miles de dólares.

Por otro lado, esta provincia vietnamita estableció tres Oficinas de Representantes de Inspección en los puertos marítimos en los distritos de Hau Loc, Sam Son y Tinh Gia, así como emitió mecanismos para mejorar la coordinación entre los órganos involucrados, incluido el Departamento local de Explotación y Protección de Recursos Acuícolas, la Comisión de Administración de Puertos Pesqueros y las unidades de Guarda frontera.

Además de mantener el monitoreo durante 24 horas, Thanh Hoa publicó todos los procesos de supervisión y control de los pesqueros, así como los documentos legales relacionados con las labores de explotación en las aguas marinas.

A pesar de una serie de medidas implementadas, la provincia enfrenta todavía varias dificultades en la implementación de las acciones destinadas a levantar la tarjeta amarilla aplicada por la UE.
El mayor desafío es la escasez de conocimiento por parte de los dueños de los barcos pesqueros sobre la sobrepesca, el uso de los métodos de explotación excesiva y la pesca en las aguas de otros países.

Otro problema es la falta de  recursos humanos y  oficiales calificados, mientras que Thanh Hoa cuenta con un gran número de pesqueros (más de cuatro mil unidades de pequeño tamaño) y varias áreas de pesca.

Además, la base infraestructural para la pesca, incluido el sistema de puertos y los servicios logísticos, no coincide con el rápido desarrollo de las acciones acuícolas.

Para resolver estos retos, la vicedirectora del Servicio de Agricultura y Desarrollo Rural de Thanh Hoa Hoang Thi Yen subrayó la importancia del impulso de las labores de propaganda y educación sobre la pesca ilegal.

Por otro lado, añadió, las agencias de supervisión necesitan estrechar cada vez más el control de los barcos en operación en la localidad y coordinar con los capitanes para anotar el diario de explotación, en especial en la faena en las aguas lejanas.

La instalación de los equipos de localización, tal como el sistema Movimar, también se considera como uno de los métodos eficientes para vigilar la operación de los pesqueros, con el fin de evitar la pesca en las zonas marítimas de otros países y en las aéreas no permitidas.  –VNA