Hanoi, (VNA)- El informe del Departamento de Estado estadounidense no refleja correctamente la realidad de la vida religiosa de Vietnam y tampoco los avances logrados por el país indochino en la garantía de ese derecho.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)


Así lo afirmaron las autoridades vietnamitas al referirse al informe sobre la libertad de religión 2016 emitido recientemente por el Departamento de Estado norteamericano, en el cual se mantiene aún un criterio obsoleto y evaluaciones unilaterales y subjetivas que no se basan en la realidad y que acusan injustamente a Vietnam de limitar el derecho al respecto y de controlar y prohibir las actividades de las organizaciones religiosas que no han sido reconocidas.

Llegó ya el momento de que el Departamento de Estado adopte una visión completa y objetiva y respete la realidad sobre las prácticas religiosas de Vietnam, conforme con la tendencia de buen desarrollo de los lazos binacionales, subrayaron.

[El PCV y el Estado garantizan libertad religiosa en Vietnam ​]

Añadieron que la libertad de culto se estipula claramente en la Constitución y es protegida por las leyes y que todos los ciudadanos vietnamitas gozan de ese derecho.

La realidad durante los últimos años demuestra que la base legal sobre la libertad religiosa ha logrado significados pasos de avance.

Junto con la Constitución de 2013, la Ordenanza 21 de 2014 referente al asunto y el decreto 92 de 2012 sobre el cumplimento de la misma, la Asamblea Nacional de Vietnam aprobó en noviembre pasado la Ley de creencia y religión, documento que prevé entrar en vigor a partir del 1 de enero del próximo año.

Con diferentes normas complementarias, la legislación hereda y desarrolla al mismo tiempo los puntos fuertes de la Ordenanza correspondiente e institucionaliza también las regulaciones de la Constitución de 2013, así como los acuerdos internacionales de los que Vietnam es parte, destacaron.

Esa ley se considera un nuevo paso de avance en la garantía de las prácticas religiosas en el país indochino, en correspondencia con la tendencia de integración al mundo en el escenario actual.

Hasta el momento, Vietnam reconoció y concedió certificaciones para la práctica de 39 organizaciones y una secta religiosa con más de 24 millones de seguidores en total, o sea, el 27 por ciento de la población nacional.

Todas las actividades y fiestas religiosas en Vietnam se despliegan de forma habitual sin barrera alguna, notificaron.

Por otro lado, la formación y capacitación a los dignatarios y practicantes religiosos se intensifica de forma incesante, resaltaron y agregaron que numerosos monjes fueron enviados al extranjero para su formación y representantes de las organizaciones religiosas también participan en grandes foros para el intercambio religioso.

Vietnam ha mantenido además relaciones con el Vaticano desde 1989 y al mismo tiempo, organizaciones religiosas y especializadas en los derechos humanos (DD.HH.) realizaron numerosas visitas al país indochino con el fin de verificar la realidad de la garantía de los derechos correspondientes.

El éxito en la candidatura a miembro del Consejo de DD.HH. de las Naciones Unidas del mandato 2014- 2016 con el mayor número de votos a favor reflejó una vez más el reconocimiento y la alta valoración de la comunidad internacional a las políticas y los esfuerzos de Hanoi en las labores relativas, resaltaron.

El Partido Comunista (PCV) y el Estado de Vietnam respetan la libertad de culto de todos los ciudadanos pero no aceptan ninguna actividad que aproveche ese derecho para violar las leyes, afirmaron.

Vietnam mantiene la determinación de luchar y prevenir las acciones que infringen las leyes y que aprovechan la libertad religiosa para llevar a cabo actividades de desestabilización y que pretenden afectar la gran unidad nacional, sabotear las labores del PCV y del Estado, dañar los intereses del país y obstaculizar el proceso de desarrollo e integración internacional.- VNA