Londres (VNA) - Se pronostica que Vietnam crezca un 6,7 por ciento este año, cifra que lo ubicará como la economía con el incremento más rápido del Producto Interno Bruto (PIB) en el Sudeste Asiático, de acuerdo con el Instituto de Contadores Públicos de Inglaterra y Gales (ICAEW).
 
Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Sin embargo, en comparación con el crecimiento del PIB de 7,08 por ciento en 2018, la economía vietnamita experimentará un descenso en 2019, en sintonía con la tendencia bajista de la económica de la región, destacó la entidad en su informe “Actualización económica: Sudeste Asiático”.

El país indochino reportó un aumento del 6,8 por ciento del PIB en el primer trimestre de este año, por debajo del 7,3 por ciento registrado en el cuarto trimestre de 2018, señala el documento.

El ICAEW atribuyó el crecimiento en los primeros tres meses de 2019 a la fortaleza de la industria manufacturera, la sólida actividad del sector de servicios, y la mejora de la producción agrícola.

A pesar de que las recientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China pueden beneficiar temporalmente a Vietnam, indica el informe, este país todavía está muy expuesto a lo que suceda con la economía del gigante asiático.

Las exportaciones vietnamitas a China representaron el 10,3 por ciento del PIB en 2017, de las cuales casi el 85 por ciento se destinó a satisfacer la demanda interna en esa nación, precisa.

Sin embargo, expertos del ICAEW esperan que la inversión extranjera directa (IED) y la producción manufacturera se mantengan como importantes motores de crecimiento.

El desembolso de la IED aumentó un 9,8 por ciento al alcanzar dos mil 600 millones de dólares en los primeros dos meses de 2019, mientras que el sector de manufactura y procesamiento atrajo el mayor interés de los inversores extranjeros.

Según el ICAEW, las fuentes de capital foráneo se mantienen fuertes en el mediano plazo gracias a la proximidad del país a China, y su dinámica fuerza laboral, incluido el bajo costo de la misma.

Asimismo, la participación de Hanoi en los acuerdos comerciales y sus políticas para atraer la IED, además de la mejora infraestructural, también favorecen esta tendencia.

Por otro lado, son necesarias nuevas reformas estructurales para mejorar la capacidad de las empresas, así como incrementar la capacitación para garantizar la adaptabilidad de la producción, especialmente en las telecomunicaciones, una industria en la cual Vietnam tiene una ventaja comparativa. – VNA