Pangolín incautado durante un contrabando (Fuente: VNA)
Da Nang, Vietnam (VNA) – Un curso dedicado a elevar la capacidad de los jueces y funcionarios de los tribunales para procesar los delitos de comercio y tráfico ilegal de animales silvestres se efectuó en esta urbe centrovietnamita.  

Al intervenir la víspera en el programa, el presidente del Tribunal Supremo Popular, Nguyen Hoa Binh, ratificó la voluntad de Vietnam de luchar contra los crímenes relacionados con las especies salvajes, lo que se evidencia en el fortalecimiento de las regulaciones sobre las sanciones estipuladas en el Código Penal de 2015, modificado en 2017.   
Esa determinación también concuerda con los compromisos de Hanoi como miembro de la Convención Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).   

Numerosos participantes señalaron las dificultades que enfrentan los funcionarios judiciales, especialmente las referidas a la identificación de los autores principales de los delitos.

De hecho, en la mayoría de los casos la policía solo puede arrestar a los traficantes contratados, los cuales suelen recibir sanciones de menos de tres años de prisión, libertad condicional o trabajos correctivos sin privación de libertad.  

Además, en muchos casos los culpables utilizan automóviles con placas de Laos para transportar un gran volumen de animales salvajes desde el país vecino a Vietnam, lo cual dificulta la investigación de los delincuentes.  

Nguyen Chi Cong, representante del Tribunal Supremo Popular, informó que durante el período 2015-2017, la corte resolvió 207 casos, con 303 acusados.  

Sin embargo, solo ocho individuos fueron sentenciados a penas de entre tres y siete años de prisión, otros 96, a menos de tres años de encarcelamiento; mientras 181 sujetos recibieron la sanción de libertad condicional.  

Esa situación, admitió, se debe al hecho de que una buena parte de los acusados fueron personas de etnias minoritarias, quienes muchas veces no tienen conciencia sobre la ilegitimidad de sus actos.  

El evento fue realizado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, el Tribunal Supremo Popular de Vietnam y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.  

En vigor desde 1975, la CITES tiene como propósito asegurar que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas salvajes no amenace su supervivencia en su medio natural.

Hasta la fecha, la Convención cuenta con 178 países miembros. Vietnam se integró a ese acuerdo en 1994. – VNA