Hanoi  (VNA) – La histórica visita realizada por el líder de la Revolución cubana Fidel Castro a la zona liberada de Vietnam del Sur en septiembre de 1973, en los momentos más arduos de la resistencia contra el imperialismo estadounidense, constituye un símbolo de la solidaridad fraternal entre los dos pueblos.
Fidel Castro visita la zona liberada de Vietnam del Sur en septiembre de 1973 (Fuente: VNA)

De acuerdo con Nguyen Duy Cuong, vicepresidente permanente de la Asociación de Amistad Vietnam-Cuba, la presencia de Fidel en el campo de batalla de Quang Tri pese a los intensos fuegos del enemigo constituyó un impulso para los soldados y el pueblo vietnamitas en la lucha por la independencia, que concluyó con la resonante victoria del 30 de abril de 1975, marcando la liberación completa del Sur y la reunificación nacional.

El exreportero de la Agencia Vietnamita de Noticias, quien estudió y trabajó más de 15 años en Cuba y tuvo la oportunidad de saludar a Fidel personalmente, afirmó también que la visita del Comandante en Jefe transmitió al mundo el mensaje sobre la necesidad de fortalecer la solidaridad con el país indochino.

Fidel siempre mostró una simpatía especial hacia Vietnam, recalcó, al considerar el respaldo a la nación asiática como el apoyo a la propia causa de Cuba. Esa voluntad fue plasmada en su célebre frase: “Por Vietnam, Cuba está dispuesta a dar hasta su propia sangre”.

Precisó que al lado del apoyo espiritual, la Isla coadyuvó al país indochino con acciones concretas, tales como la asistencia a la construcción del hotel Thang Loi (Victoria), la ruta Son Tay-Xuan Mai, la granja de vacas lecheras Moc Chau, el establecimiento de pollos Luong My y el hospital Dong Hoi.

De acuerdo con Duy Cuong, desde 1961 hasta 1975 Cuba ofreció a Vietnam cada año 50 mil toneladas de azúcar, a la vez que envió al país médicos para la atención a los inválidos y enfermos de la guerra.  

Además, la Isla recibió casi un millón de vietnamitas, quienes después de regresar a su tierra natal se convirtieron en expertos líderes en diferentes sectores, contribuyendo de forma importante a la construcción y salvaguarda nacional, sostuvo.
 
Con respecto a las medidas para promover las tradicionales relaciones entre los dos países, Duy Cuong puso de relieve la importancia de intensificar la educación a las generaciones jóvenes.

También se comprometió a que la Asociación de Amistad efectuará frecuentes intercambios de amistad, a fin de enriquecer la comprensión mutua.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Amistad Vietnam-Cuba, Nguyen Viet Thao, observó que la cooperación bilateral se amplía en sectores como agricultura, industria, comercio-inversión, cultura, educación y ciencia-tecnología.  

El también subdirector de la Academia Política Nacional Ho Chi Minh señaló que el país indochino transfirió a Cuba técnicas en el cultivo de arroz y la producción de moluscos, cerámica, así como mantuvo el suministro de arroz a la nación caribeña.

Mientras, agregó, Cuba continuó la asistencia a Vietnam en la producción de azúcar, el tratamiento fitosanitario, la construcción de obras de infraestructura, el desarrollo de viviendas resistentes a inundaciones y la salud.

Particularmente, enfatizó, la empresa mixta de construcción VIC y la fábrica BIO Vietnam, dos proyectos de inversión conjuntos, registraron resultados positivos.  

Según Viet Thao, el crecimiento de las relaciones bilaterales constituye uno de los elementos para defender, mantener y desarrollar el socialismo en cada país durante los últimos años.

El proceso de Doi Moi (Renovación) en Vietnam y las reformas en Cuba crearon bases teóricas y prácticas para el avance del socialismo en ambos países, explicó.

A su vez, la embajadora cubana en Hanoi, Lianys Torres Rivera, aseguró el legado de Fidel Castro y del Presidente Ho Chi Minh, y dijo que la amistad fraternal entre los dos pueblos es cultivada por los dirigentes y los habitantes de las dos naciones.

Numerosas escuelas y organizaciones en la nación caribeña llevan el nombre Vietnam; miles de jóvenes vietnamitas realizaron y cursan en la actualidad estudios en la Isla; mientras que La Habana envió a expertos y obreros al país indochino para respaldar la reconstrucción después de la guerra, recordó.

En la actualidad, aseguró Torres Rivera, Cuba prioriza elevar la asistencia económica, comercial e inversionista bilateral al nivel de la confianza política, que es muy alta.

Tras manifestar su satisfacción ante el hecho de que diversas empresas vietnamitas realizaron negocios en Cuba, la diplomática expresó su deseo de que cada vez más inversores del país asiático exploren el mercado caribeño.  

Al mismo tiempo, añadió, la Isla aspira a impulsar la cooperación en el sector de salud y farmacia con Vietnam.   – VNA