Manila (VNA)- Unas 400 mil personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares en la ciudad filipina de Marawi, ocupada por grupos insurgentes, están enfrentando riesgos de enfermedades y traumas psicológicos, alertaron autoridades de este país.

Soldados filipinos ayudan a los pobladores. (Foto: AFP/VNA)

Según cifras del Departamento del Bienestar Social, unas 389 mil 300 personas se huyeron de Marawi, de ellas 70 mil 380 se alojan en 79 centros de evacuación del Gobierno y el resto se hospedan en casas de sus parientes.

Las autoridades avisaron que en los centros de evacuación aparecen brotes de enfermedades, casos alarmantes de gastroenteritis e infecciones. Más de 20 personas fallecieron en hospitales por diferentes tipos de dolencias y también se registraron casos de traumas psicológicos por los combates.

[Estado Islámico pretende crear un Estado de Asia Oriental]


Los grupos armados que juraron lealtad al denominado Estado Islámico (EI) atacaron Marawi a principios de mayor. El Gobierno filipino desplegó aviones de combate, helicópteros y vehículos con artillería a esa ciudad para eliminar a los terroristas.

Estado Islámico pretende crear un Estado de Asia Oriental El presidente del país, Rodrigo Duterte, decretó la ley marcial en mayo en el sur del país para lidiar con la crisis y aseguró el 30 de junio que el Gobierno acabaría con los terroristas.

Hasta la fecha, más de 400 personas han muerto en los combates en Marawi. –VNA
VNA-INT